Jerez

"Aquí no se sienta nadie con una flauta o un violín"

- ¿Cómo sobrevive una peña flamenca hoy día?

- Con el esfuerzo de muy buenos aficionados, porque son ya 39 años. Somos la peña flamenca más antigua de la provincia y la tercera de Andalucía. Empezamos catorce y somos ya más de ochenta socios. Ahora además se está incorporando gente joven. Tuvimos que quitar lo de dejar de pagar a los 65 años porque entonces no iba a pagar nadie. Hacemos tres acontecimientos importantes al año: El Certamen Internacional de Guitarra Flamenca, el Pregón Flamenco y el Concurso de Saetas en la Calle con Cajasol. Aparte, están otras actividades de la peña como las Noches de la Plazuela y las reuniones de cabales. También vamos de jurado a concursos, colaboramos con otras peñas y hacemos intercambios de artistas.

- ¿Qué advertencia le podríamos hacer al que venga aquí a escuchar flamenco?

- Que aquí no se ha sentado nadie con una caja, una flauta o un violín. Aquí somos aficionados viejos y nos gusta la pureza. En este escenario sólo hay dos sillas: Una para el cantaor y otra para el guitarrista.

- ¿Qué podemos decir de la afición al flamenco que hay en esta ciudad?

- Que está evolucionando a peor. Se están aprovechando de la palabra flamenco, y al flamenco hay que tenerle un respeto y dejarlo tranquilo. Al final somos nosotros los incomprendidos.

- ¿Y de la Ciudad del Flamenco?

- Eso es cosa de los políticos, pero todo lo que se haga por el flamenco está bien. Si aquí hay dieciséis peñas, ¿No va a ser esta la ciudad del flamenco? Y eso sin contar con el Centro Andaluz de Flamenco, que es una maravilla y está funcionando muy bien. Lo de la Ciudad del Flamenco puede ser muy bueno para el flamenco, para Jerez y, sobre todo, para el barrio de San Mateo, pero yo creo que es una cosa más bien para el turismo.

- ¿Cree que se puede comer hoy del flamenco?

- Los artistas, como nunca, pero a los aficionados nos cuesta el dinero.

- ¿Está satisfecho del apoyo de las instituciones?

- No en la medida en que pedimos, porque si pedimos diez nos dan cinco. Menos mal que tenemos muy buenos amigos que patrocinan y hacen posible todo esto.

- ¿Cuál es el político más flamenco que ha visto en estos 39 años?

- Los políticos no son flamencos. Son políticos. Nos ayudan pero porque no tienen más remedio que ayudarnos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios