Jerez

El tercer paso de la cofradía

  • El Simpecado del Santo Crucifijo es una obra cumbre de Carrasquilla

Imagen del Simpecado de la hermandad del Santo Crucifijo de la Salud. Imagen del Simpecado de la hermandad del Santo Crucifijo de la Salud.

Imagen del Simpecado de la hermandad del Santo Crucifijo de la Salud. / pascual

Uno de los tesoros que la Semana Santa de Jerez es el Simpecado que la hermandad del Santo Crucifijo saca a las calles cada 'Noche de Jesús'. Entre los muchos dichos que se manejan entre los cofrades, a este estandarte siempre se le ha denominado como el tercer paso de la cofradía. Se trata de una obra cumbre de José Guillermo Carrasquilla.

Al parecer, cuando la hermandad llegó al taller de Carrasquilla para proponer el proyecto del Simpecado, el conocido bordador sevillano acababa de recibir un "no" de la hermandad de la Amargura de Sevilla. El diseño no acababa de encajar y se le solicitó al bordador un nuevo proyecto. Aquello enfadó mucho a Carrasquilla, cuentan en la hermandad. Cuando en el taller aparecieron los cofrades jerezanos Carrasquilla vio la luz. "Tengo un diseño que no vais a decir que no porque es una joya". Una vez revisado el magnífico proyecto el encargo quedó hecho. Fue estrenado en 1949 y está basado en bordados en oro sobre terciopelo turquesa. La imagen central es obra de Sebastián Santos con una magnífica réplica de la "Cieguecita" de Martínez Montañés. Es decir, una Inmaculada.

El estandarte es tan pesado que siempre lo lleva un hermano anónimo que conoce los secretos para poder sacarlo y traerlo a San Miguel de una pieza. "Durante muchos años lo llevó un cofrade muy conocido que no vamos a desvelar por aquello del anonimato. Desde hace al menos diez años, es otro hermano es el que lo lleva. Pero recuerdo que cuando pidió llevarlo, tuvimos que reunirnos con los dos para que el que lo dejaba le explicara la técnica que siempre tiene que estar acompañada por la fuerza", explica Rafael Jorge Racero, hermano mayor de la corporación.

Siempre se ha dicho que cuando sopla mucho viento se deja en San Miguel. Pero esta aseveración no deja de ser una leyenda urbana. "Que yo sepa, siempre se ha sacado", comenta Racero. Tanto es así que en el año 2006 hubo un fuerte viento de levante en la madrugada. Aun así, el Simpecado salió a la calle. "Recuerdo que cuando llegábamos a San Miguel, el diputado de tramo iba sosteniendo por el asta el estandarte para ayudar al nazareno que lo portaba que ya iba con las fuerzas justas", concluye el hermano mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios