Testimonio de una médico jerezana durante esta crisis del coronavirus “Para evitar infectarme con mi única bata, no comí, no bebí y por supuesto no me quité la mascarilla”

  • La doctora alerta: "Estamos viendo gente joven muy fastidiada por el coronavirus"

Médicos de Urgencias del hospital de Jerez. Médicos de Urgencias del hospital de Jerez.

Médicos de Urgencias del hospital de Jerez. / Pascual

"Aún hay parte de la población que no se entera de la gravedad de este virus". Son palabras de una doctora jerezana que trabaja en una clínica de Sevilla. Ella es testigo a diario del 'tsunami' Covid-19: "Esto cambia de un día para otro, hay que estar preparado".  

"Este virus afecta más a personas vulnerables, pero como cualquier enfermedad, no es lo mismo pasar una gripe con 20 años que con 70. Pero hay que dejar muy claro una cosa a la gente joven: además de que pueden ser vectores y contagiar a personas más vulnerables, estamos viendo gente joven muy fastidiada por el coronavirus", alerta la doctora. La profesional jerezana añade que "hay personas de menos de 40 años ingresadas en la UCI. El virus es jodido y a la gente joven sin patología también le afecta. Y hay que decirlo porque los jóvenes no se enteran de la gravedad", subraya la doctora.

La médico reconoce que los primeros días de pandemia fue "un caos". "Es una enfermedad nueva a la que nos estamos enfrentando y cada día descubrimos cómo se va comportando el virus. Ahora ya se han establecido circuitos para hacerlo mejor y evitar el contacto de pacientes que son Covid con otros pacientes que llegan por otro problema. Las salas las hemos dividido, tenemos adjuntos dedicados sólo a tratar el tema del Covid... Cada vez se hacen las cosas mejor", declara la jerezana. 

La falta de material de protección para el personal sanitario (desde el celador, auxiliar, enfermería... hasta el médico) es una realidad que la doctora vive a diario. Ella misma dejó de comer, beber e ir al baño en uno de sus turnos de 8 horas para evitar el contagio al quitarse y ponerse una misma bata de papel. "El contagio entre el personal sanitario y la falta de material es una realidad, se vive a diario en mi hospital y me consta que en Jerez es igual. El otro día estuve en una consulta de coronavirus y cuando llegué me dijeron que no había nada, ni mascarillas quirúrgicas. Al final conseguimos una mascarilla FFP2 porque iba a ver a todos los pacientes con coronavirus que iban a pasar por el hospital", denuncia.

"Estuve con un mismo uniforme todo el día. Me dieron una bata de papel, las gafas, que utilizábamos varias y teníamos que echar en un cubo de lejía para 'limpiarla', una misma bata de papel para toda la jornada de 8 horas, y hay quien hace jornadas de 12 horas. Lo único que me cambié fueron los guantes...", describe la doctora. Ese día entró a las ocho de la mañana "y para evitar quitarme una bata infectada, preferí no comer, no beber, no ir al baño, y por supuesto no quitarme la mascarilla... Y así 8 horas. El escaso de material nos preocupa mucho porque si nos contagiamos nosotros que estamos en primera línea...¿Quién atiende a la población? Es un gran problema", alerta la jerezana.

En estos días ha visto cómo un matrimonio de avanzada edad separado por un cristal porque uno de ellos dio positivo en coronavirus se lanzaba buenos deseos por la ventana. "He experimentado todas las sensaciones, desde ponerme a llorar a sacar mucha fuerza. Se revuelven todos los sentimientos", reconoce la médico. Y no sólo eso, ella, como el resto del personal sanitario "tenemos un gran sentimiento de preocupación, vamos a las guardias rezando por no cogerlo y, sobre todo, no traerlo luego a casa. Hay un poco de miedo sobre el qué va a pasar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios