Análisis tras los últimos actos de vandalismo

¿La zona sur es segura?

  • Tras los últimos sucesos (tiroteos, intento de atraco, reyertas...) asociaciones y profesionales del distrito analizan si hay un aumento de la delincuencia o todo es ‘normal’

Vista general de la zona sur. Vista general de la zona sur.

Vista general de la zona sur. / Vanesa Lobo

Tiroteos, un intento de atraco a una sucursal de La Caixa, una oleada de vandalismo contra los autobuses urbanos, reyertas, incautación de drogas... Y todo en menos de dos meses. La zona sur ha llenado en las últimas semanas páginas de periódicos y minutos en las televisiones y radios nacionales por sucesos que están bien lejos de un ambiente pacífico en el distrito. ¿Hay un aumento del vandalismo en la zona sur? ¿Hay un repunte de la delincuencia?

El presidente de Solidaridad y vecino de San Telmo, Sebastián Peña, subraya que “lo que está ocurriendo es algo eventual. No hay mucho que destacar de delincuencia en la zona. El distrito está igual que siempre”. “Llega gente nueva y hay quien no respeta la convivencia. El precio de la vivienda también ha bajado y la gente busca sitios baratos... Pero en la zona sur se vive bien, yo llevo más de 40 años aquí. Aquí lo que hace falta es trabajo, hay necesidad económica, pero como en otras muchas zonas de Jerez. Los incidentes son puntuales”, remarca Peña.

En la barriada La Constitución (Mopu), desde la asociación vecinal, su presidenta Inés Castilla señala que “tanto como un aumento de la delincuencia... no lo veo. Han venido personas de fuera que están revolucionando un poco y dan guerra, pero mi zona está igual. Ni más ni menos movimiento”.

Desde la Coordinadora Sur Existe, Antonio Rivera subraya que "siempre y cuando se deterioran los entornos y aumenta los niveles de exclusión y de necesidades, llevan a una serie de circunstancias sociológicas, que a veces están relacionadas con la seguridad ciudadana. Estas cosas no ocurre aquí ni de forma casual ni con una mayor incidencia que en otras zonas con situaciones de necesidad acuciante". 

"No deja de ser una consecuencia más del modelo social, político, económico y cultural en el que vivimos", remarca Rivera. Hace un año, la Coordinadora Sur Existe, el Observatorio Ciudadano Municipal y la asociación de vecinos del centro histórico presentaron un documento elaborado de forma conjunta que, bajo el título de 'Jerez, ciudad socialmente catastrófica', elevaba a cerca de un 33% la población en situación de exclusión social, al tiempo que evidenciaba lo que consideran políticas "erróneas". "No es casual que en las zonas con mayores necesidades y mayores niveles de exclusión haya un repunte de situaciones de delictividad y de inseguridad ciudadana. La impresión de cierta inseguridad no es una causa, es una consecuencia. Una consecuencia del deterioro de determinados barrios", añade Rivera. 

"Es un tema muy complejo con muchas variables que influyen. Y muchas veces al comparar cometemos un agravio, porque perdemos la perspectiva del contexto en el que nos encontramos. No se trata de generar una situación de alarma pero sí reconocer que hay una necesidad", remarcan desde la Coordinadora. Asimismo, consideran que sí hay una "clara" responsabilidad política y que aumentar la presencia policial "puede ser una medida disuasoria pero no una medida definitiva"

Del sector de la educación –la profesional que da las declaraciones mantiene el anonimato– declaran que “lo que está ocurriendo son hechos puntuales, reacciones a distintos problemas entre personas. Este escenario nos mueve a trabajar aún más y con más ahínco en la resolución positiva de conflictos y en la educación emocional. Aquí hay una serie de propuestas, como la Eracis, que no se termina de poner en marcha, programas que ayudarían mucho. No vemos un aumento de la delincuencia en la zona sur, vemos, en general, que la sociedad es cada vez menos responsable socialmente”.

Francisco López, de la Coordinadora del Agua, explica que “la zona sur es una zona complicada, pero no es la única así en Jerez, también está San Juan de Dios y el polígono de San Benito, por ejemplo”. “Aquí se han formado pequeños guetos naturales, no intencionados por la Administración. Se han ido las familias primitivas y se ha devaluado la vivienda”, remarca López, añadiendo que “en el distrito sur mina el oscultismo a las malas prácticas porque, en cierta forma, es la única forma que la sociedad les brinda. Los guetos cada vez son más vulnerables de forma natural y aquí hay un problema que hay que atajar desde la Administración con valentía”.

“Necesitamos más atención y una inversión que a la larga será muy rentable. Si no ponemos freno, el deterioro será progresivo, porque cada vez se separa más la accesibilidad al trabajo y la gente se busca la vida de forma ilegal. La zona sur es segura, pero a mayor brecha de acceso al trabajo y a mayor brecha de posibilidades de tener una vida digna, mayor será la conflictividad. Doy una voz de alarma, porque ahora parece que hay cierta psicosis, para que se actúe. De otra forma, los guetos serán cada vez más peligrosos, serán pequeños Bronx”, concluye López.

El presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de la Zona Sur (Adecosur), Juan García, insiste en que los últimos hechos “son puntuales, algo excepcional”. Sin embargo, García añade que “de continuar estos sucesos sí que habría analizar si hay motivos que expliquen el aumento. A lo mejor, el traslado de la Comisaría ha podido cambiar algo... De hecho, nosotros y Acoje sugerimos que en lugar de abandonar este edificio y que en unos años esté en ruina, se pueda instalar una especie de dependencia de distrito conjunta de la Policía Local y Nacional. En definitiva, mandamos un mensaje de calma, los comerciantes no están preocupados pero si continúan, habrá que analizar qué pasa”.

Desde la Policía Nacional remarcan que “son hechos puntuales que entran dentro de la normalidad. El propio ministro Fernando Grande-Marlaska ha dicho que Jerez es una ciudad segura. Hacemos nuestro trabajo de prevención en seguridad y cuando ocurren los delitos ahí está la actuación policial”.

El delegado de Seguridad, Rubén Pérez, también insiste en que “los datos no sustentan un repunte de la delincuencia”. “En una ciudad de más de 200.000 habitantes hay, por pura probabilidad, una casuística. Los delitos han bajado y no han bajado aún más porque se ha hecho aflorar muchos delitos contra la seguridad pública. Es cierto que no estamos acostumbrados a tener un atraco, pero hay que resaltar que ha sido un atraco frustrado y sin heridos, y donde los agentes policiales implicados, tanto de la Policía Nacional como de la Local, han hecho un gran trabajo”, declara el delegado.

“Lo importante en estos casos es cómo se resuelven los problemas y la zona sur es una zona segura –subraya Pérez–. Hay muchas ciudades en las que la policía tiene vetada zonas, pero aquí se patrulla por toda la ciudad. Tenemos una ciudad segura y no es bueno crear alarmas basadas en impresiones y no en datos, porque los datos no reflejan un aumento de la delincuencia”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios