Mundo

Ahmadineyad asegura que las sanciones no van a truncar su espiral nuclear

  • El presidente iraní ofrece diálogo si Estados Unidos le "quita la pistola de la cabeza" a su país

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, afirmó ayer que por medio de presiones y sanciones nadie podrá imponer su voluntad a la nación iraní, en un discurso con motivo del 34 aniversario de la Revolución Islámica que encabezó el fallecido ayatolá Ruhola Jomeini. En su alocución, al término de una multitudinaria manifestación en Teherán, Ahmadineyad recalcó que "Irán es una de las naciones más independientes del mundo y nadie puede imponerle su voluntad", en alusión a las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y otros países para que abandone su programa nuclear.

"Irán no cederá un ápice de sus derechos básicos", repitió Ahmadineyad, en referencia, sobre todo, al programa nuclear iraní, que Teherán asegura que es exclusivamente civil y pacífico, mientras algunos países, encabezados por EEUU, afirman que tiene una vertiente armamentista.

Sin embargo, Ahmadineyad se ofreció para establecer conversaciones directas con EEUU si las sanciones se retiran. "Quiten la pistola de la cabeza de la nación iraní y yo mismo hablaré con ustedes", dijo Ahmadineyad, en una aparente referencia a la oferta hecha por el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, de establecer conversaciones directas, en especial sobre la cuestión nuclear, al tiempo que Washington anunciaba nuevas sanciones.

En la Cumbre Islámica de El Cairo, Ahmadineyad ya dijo el miércoles que le parecía "positiva" la propuesta de Biden, al tiempo que añadía que, si EEUU cambia su comportamiento respecto a la República Islámica, Irán "considerará la propuesta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios