Mundo

Austria aplaza la repetición de las presidenciales porque los sobres del voto por correo se despegan

Austria tendrá que retrasar la repetición de sus elecciones presidenciales porque los sobres de voto por correo se despegan. El aplazamiento anunciado ayer -del 2 de octubre al 4 de diciembre- se suma a las numerosas impugnaciones, fallos técnicos y teorías de la conspiración que hay alrededor de estos comicios. "No podemos calcular cuántas y cuáles de esas papeletas electorales pueden abrirse", reconoció ayer el ministro del Interior, el conservador Wolfgang Sobotka.

El problema es el pegamento en los sobres para el voto por correo. Se han detectado muchos casos en los que el adhesivo cede al poco tiempo y el envoltorio se abre. Un sobre que llega abierto al escrutinio, queda invalidado automáticamente. El voto por correo se ha convertido en un tema extremadamente polémico en Austria y es usado por los ultranacionalistas del partido FPÖ en su teoría de una supuesta conspiración de los poderes fácticos para evitar que lleguen al poder.

El pasado mayo, su candidato a la Presidencia, Norbert Hofer, perdió las elecciones por sólo 31.026 votos gracias a que quienes votaron por correo respaldaron en su inmensa mayoría a su rival, el intelectual progresista Alexander Van der Bellen.

El FPÖ no se tomó bien la derrota, impugnó las elecciones por supuestas irregularidades formales en el recuento de votos y el Tribunal Constitucional decidió su repetición aunque confirmó que hubo indicios de fraude, que podrían haber alterado el resultado.

Entre esos fallos de procedimiento se contaron que en algunos colegios los votos por correo se contaron la misma noche electoral y no al día siguiente, como es preceptivo según la ley. Con ese antecedente y con el temor a que cualquier nueva irregularidad pueda provocar otra impugnación, el Gobierno ha decidido retrasar la fecha electoral y sustituir esos sobres por otros, de la empresa que los proveía desde 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios