Mundo

Crecen las tensiones entre Moscú y Ankara por los incidentes aéreos

  • Turquía denuncia otra incursión de aviones rusos en su territorio y Erdogan avisa de que puede fracturarse "la amistad" La OTAN subraya que las operaciones "no parecen un accidente"

Turquía denunció ayer la segunda violación en tres días de su espacio aéreo por parte de cazabombarderos rusos, unas acciones que la OTAN duda de que sean accidentales y que Ankara advirtió que pueden romper las buenas relaciones con Moscú.

"Nuestras buenas relaciones con Rusia son obvias. Pero ellos podrían perdernos. Si Rusia pierde a Turquía, perdería mucho", advirtió ayer el presidente otomano, Recep Tayyip Erdogan. Fuentes del Ministerio de Exteriores turco confirmaron que el domingo un avión ruso penetró en el espacio aéreo del país, en un suceso similar al ocurrido el día antes, por lo que volvió a citar al embajador de Moscú para pedir explicaciones.

A esas dos violaciones, confirmadas por la OTAN, se unen otros dos incidentes el domingo y el lunes, en los que aviones militares otomanos se vieron acosados por cazabombarderos Mig-29 de nacionalidad no determinada. "Un avión Mig-29 de nacionalidad indeterminada enfocó durante cuatro minutos y 30 segundos su radar (de disparo)", sobre los aparatos turcos, señalaron las fuerzas armadas de Turquía en un comunicado sobre el incidente ocurrido el lunes y similar al de la víspera.

Pero además, también el lunes un radar instalado en suelo sirio enfocó a la patrulla turca, que consistía en ocho cazas F-16. Enfocar un radar en un avión es un paso previo al lanzamiento de un misil, por lo que se interpreta como una amenaza o un simulacro de ataque. Turquía no ha precisado la nacionalidad de los Mig-29, un avión de guerra que poseen Rusia y Siria. Moscú, sin embargo, ha negado utilizarlos en su campaña contra los grupos armados sirios y ha señalado que únicamente ha enviado bombarderos del tipo Sukhoi (Su-24 y Su-25) a Siria.

Erdogan reiteró las advertencias de Turquía de que se tomarán todas las medidas para impedir nuevas violaciones de su espacio aéreo. "La OTAN ha emitido un duro ultimátum. No podemos tolerar esto. Ha habido pasos que no deseamos. Turquía no puede aceptarlos. Esto es algo que va más allá de los principios de la OTAN", declaró Erdogan desde Bruselas.

Allí, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, subrayó que las incursiones rusas "no parecen un accidente" e insistió en que Moscú debe respetar las fronteras turcas. El ex primer ministro noruego indicó que no se han recibido más explicaciones por parte de Moscú.

El Gobierno ruso insistió en que el objetivo de los bombardeos en Siria son las organizaciones terroristas que atacan a las fuerzas armadas sirias. pero, grupos opositores sirios y la OTAN han acusado a Rusia de que sus ataques no se dirigen tanto contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) sino contra zonas residenciales y bases de brigadas rebeldes en el noroeste de Siria, alrededor de Latakía, uno de los feudos del régimen.

Son precisamente las brigadas islamistas establecidas en esta región, ahora bajo fuego ruso, con las que Turquía propuso contar en julio para revitalizar la lucha contra el régimen de Bashar al Asad y derrocarlo.

Paralelamente, la UE y Turquía acordaron un plan de acción frente a la crisis de refugiados que se aplicará de inmediato e incluye una ayuda de 1.000 millones en apoyo a ese país y el refuerzo de la cooperación en las fronteras. El acuerdo, publicado por la Comisión Europea (CE), incluye compromisos para gestionar al flujo de refugiados y prevenir la llegada incontrolada de migrantes desde Turquía a territorio comunitario. "El plan se centra en cómo hacer frente a los efectos del conflicto en Siria y no en cómo poner fin al conflicto de Siria", dijo el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans. La estrategia consta de dos partes: apoyo a los refugiados y a las comunidades de acogida turcas, y refuerzo de la cooperación en materia de prevención de los flujos migratorios a la UE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios