Mundo

El Gobierno francés se salta la votación parlamentaria de su reforma laboral

  • Valls explicó que opta por ese instrumento "porque la reforma debe adoptarse, el país debe avanzar y las relaciones salariales y los derechos de los trabajadores deben progresar".

La fragilidad del Ejecutivo francés a un año de las elecciones presidenciales quedó ayer de nuevo en evidencia después de que el primer ministro, Manuel Valls, anunciara que va a evitar el voto de la Asamblea Nacional para aprobar su controvertida reforma laboral. La previsible falta de apoyos a ese proyecto de ley defendido por la ministra de Trabajo, Myriam el Khomri, llevó a convocar ayer por la tarde un Consejo de Ministros extraordinario que autorizó recurrir al artículo 49.3 de la Constitución.

Valls explicó en la sesión de control al Gobierno que opta por ese instrumento "porque la reforma debe adoptarse, el país debe avanzar y las relaciones salariales y los derechos de los trabajadores deben progresar". La oposición a ese texto comenzó desde que en febrero se filtraran algunas disposiciones y ha tenido su reflejo en las calles en las numerosas manifestaciones y huelgas convocadas por sindicatos y organizaciones estudiantiles, algunas de ellas con disturbios entre militantes antisistema y fuerzas del orden.

Recurrir al artículo 49.3 implica que el proyecto de ley queda aprobado en primera lectura en la Cámara Baja salvo que la oposición presente una moción de censura en las 24 horas siguientes, algo que conservadores y centristas ya han hecho y que se debatirá mañana. En caso de que una mayoría absoluta censurara al Gobierno, éste se vería obligado a dimitir. Pero, de superar la moción, el texto irá al Senado para una primera lectura y, si hay discrepancias, pasaría de nuevo a la Asamblea, donde el Ejecutivo socialista podría servirse de nuevo de ese artículo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios