Mundo

Israel bombardea posiciones del Ejército sirio en los Altos del Golán

  • La ofensiva aérea pudo llevarse a cabo con drones

  • Los israelíes atacaron el 16 de marzo un convoy que trasladaba armas a Hezbolá

El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se saludan ayer en Jerusalén. El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se saludan ayer en Jerusalén.

El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se saludan ayer en Jerusalén. / gil cohen-magen / efe

Aviones israelíes bombardearon ayer varias posiciones del Ejército sirio en los Altos del Golán, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que indicó que se cree que el ataque fue ejecutado por drones.

Por su parte, una fuente militar siria no identificada, citada por la agencia oficial de noticias SANA, informó que "aviones del enemigo israelí lanzaron a las 18:45 hora local (16.45 GMT) dos misiles" contra una posición militar en la provincia meridional de Quneitra, en el Golán.

El secretario de Defensa de EEUU dice en Tel Aviv que Damasco guardó armas químicas

La fuente militar agregó que el cuartel está situado cerca de la localidad de Jan Arnaba y que el ataque causó daños materiales.

Sin embargo, el Observatorio indicó que cinco misiles fueron lanzados contra posiciones militares en las zonas de Al Kom, Al Samdaniya al Sharquiya y en la ciudad de Al Baaz, situadas en la provincia de Quneitra.

Según SANA, el ataque se produjo después de que el Ejército sirio "abortara un intento de infiltración de grupos terroristas en dirección al puesto militar" cercano a Jan Arnaba. La fuente indicó que esto "demuestra el apoyo directo de Israel a estas agrupaciones terroristas".

El pasado 16 de marzo, Israel bombardeó un convoy en el norte de Siria con el argumento de que trasladaba armas de los arsenales sirios a la milicia del movimiento chií libanés Hezbola, lo que dio lugar a un intercambio de fuego sin precedentes en años. A raíz del ataque, el embajador israelí en Moscú, Gary Kore, fue advertido por el Gobierno ruso, principal aliado de Damasco, de que Israel debía cesar estas intervenciones militares.

En los seis años que dura ya la guerra civil en Siria, Israel ha atacado objetivos en ese país en una veintena de ocasiones, bien después de que algún proyectil errático cayera en su territorio o porque considerase que Hezbolá, aliado del régimen sirio, estaba trasladando armas sofisticadas a sus arsenales en el Líbano.

Por otro lado, el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, de visita oficial en Israel, aseguró ayer que Damasco guardó armas químicas y le recomendó que no las utilice de nuevo. "Puedo decir con autoridad que (Bachar al) Asad todavía tiene armas químicas. No es recomendable utilizarlas de nuevo", advirtió Mattis en Tel Aviv, tras un encuentro oficial con el titular de Defensa israelí, Avigdor Liberman.

Preguntado por las consecuencias del primer ataque de EEUU sobre la aviación siria a principios de abril y el posible traslado de la aparatos a bases rusas en la provincia siria de Latakia, Mattis respondió que, "sin duda, los aviones se han dispersado".

Esta semana, un alto cargo del Ejército israelí informó de que el régimen sirio guarda todavía toneladas de estas armas aunque ayer Lieberman declinó comentar esas acusaciones. Según el secretario de Defensa estadounidense, el régimen sirio retuvo arsenales químicos "en violación del acuerdo (2013) y las declaraciones (del Consejo de Seguridad de la ONU) por las que tenían que ser eliminados": "No hay duda", sentenció.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, alabó, después recibir a Mattis, "el cambio de dirección" de la política estadounidense desde que Donald Trump asumió la Presidencia de EEUU. "Sentimos que ha tenido lugar un gran cambio en la dirección de la política estadounidense. Se aprecia en todo el mundo y en nuestra región", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios