Provincia de Cádiz

Fomento inicia las obras para frenar la ladera de la Verbena en Arcos

  • El delegado del Gobierno anuncia el arranque de la tercera fase para estabilizar el terreno donde se asientan casi 300 casas

  • Es el primer proyecto de emergencia del Estado en esta legislatura

Han peleado sin cuartel para frenar la tierra que se mueve bajo sus casas. Y también, han sentado en la mesa a todas las administraciones para buscar dinero y poder contrarrestar la pesadilla que les ronda desde hace casi una década.

Los vecinos de la Verbena, en Arcos, comenzaron ayer a respirar un poco más tranquilo sabiendo que las máquinas vuelven a la zona para afianzar la ladera sobre la que duermen y que se mueve día a día. El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, anunció en Arcos el arranque de la tercera fase de las obras para estabilizar la Verbena. Es la materialización de la promesa que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, selló en julio pasado ante los vecinos en su visita a la localidad serrana para garantizar la seguridad en la zona. "Hoy no hablamos de palabras, empezamos a ver hechos y realidades", dijo Sanz.

El Gobierno invierte 1,5 millones tras firmar un protocolo de actuación con el Consistorio

Estos trabajos cuentan con una inversión de 1,5 millones de Fomento tras un acuerdo firmado con el Ayuntamiento. Se trata de la única obra tramitada por el procedimiento de urgencia que el Gobierno de España realiza en todo el país en lo que va de legislatura. Así que Arcos, con este dinero, lucha para transformar la naturaleza de los terrenos arcillosos, donde viven 280 familias y cuyas casas están en juego por los movimientos y las grietas por doquier. Además de este dinero, la Junta de Andalucía ha anunciado, también, su compromiso para aportar otro 1,5 millones de euros y la Diputación unos 500.000 euros, en auxilio del Ayuntamiento. Hay que recordar que ha habido ya dos fases previas, en la que las instituciones han invertido unos 2,4 millones de euros para drenar agua e inyectar mezclas de cementos en la zona.

Antonio Sanz añadió que esta tercera fase será "la más potente y definitiva en pro de la estabilización y la seguridad de la ladera". A su juicio, sin la ejecución de ésta "se hubiera perdido el trabajo anterior". En este contexto, Sanz estuvo acompañado del alcalde de Arcos, Isidoro Gambín y del director técnico del proyecto, el arquitecto Emilio Yanes, que volverá a dirigir las obras, junto a la empresa pública Tragsa. Así las cosas, Yanes explicó a los vecinos en qué consistirán estos trabajos. "No estamos haciendo una solución de fuerza contra la ladera, que moviliza del orden de tres millones de toneladas. No podemos oponernos a eso. Lo que estamos haciendo es transformar la naturaleza del suelo, inyectando mezclas estables de cementos", añadió. Hasta ahora para dar estabilidad a este monte se llevan inyectados del orden de 1.150.000 litros de cemento, en 32 y 33 metros de profundidad porque "el problema llega muy lejos y queremos garantizar que no se vuelva a mover la ladera", apostilló el director técnico. Yanes sostiene que en esta fase "todo el dinero es eficiente. Se ha hecho mucha inversión necesaria para finalidades previas, pero esta tercera fase va a tener una eficiencia notable", concluyó. Los técnicos estiman que los trabajos de estabilización y urbanización de la zona pueden llevar un plazo de dos años.

Sanz pidió al resto de administraciones "que cumplan con su compromiso" porque además de la estabilización del suelo, el proyecto conlleva la posterior urbanización y reparación de viviendas". El delegado del Gobierno dice confiar en que la Verbena sea "una suma de voluntades" y "el mejor ejemplo para que los ciudadanos vean que no hay confrontación política. Aquí estamos para ayudar a los vecinos".

Por su parte, el alcalde habló de la importancia de la jornada de ayer, que es el "inicio del fin de un problema", agradeciendo la lucha de los vecinos y el apoyo institucional para acabar con los deslizamientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios