Sanidad

La UCI del hospital de Puerto Real consigue la certificación de calidad en nivel óptimo

  • Se destaca la mejora de la accesibilidad y la humanización de la asistencia, entre otros aspectos

Fachada del hospital de Puerto Real. Fachada del hospital de Puerto Real.

Fachada del hospital de Puerto Real. / D.C.

La Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Puerto Real ha finalizado su proceso de certificación con la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), consiguiendo el sello de calidad en nivel óptimo. Anteriormente, esta unidad había conseguido la acreditación en nivel avanzado en dos ocasiones.

Este equipo -en el que seis de sus profesionales han participado en el proceso como autoevaluadores- ha superado la evaluación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía con los estándares de calidad específicos para estas unidades, que miden aspectos como la continuidad de la atención, la accesibilidad de los servicios, la seguridad del paciente, la gestión de la información clínica, el control de los servicios de soporte o la prevención y promoción de la salud.

La UCI del hospital portorrealeño ha conseguido el nivel de certificación óptimo, el segundo de los tres previstos por el modelo progresivo de la ACSA (avanzado, óptimo, excelente); este nivel exige un alto cumplimiento en estándares que determinan elementos asociados al mayor desarrollo de la organización y que suelen estar relacionados con los sistemas de información, las nuevas tecnologías o el rediseño de espacios organizativos.

La Unidad de Cuidados Intensivos ha superado el proceso de evaluación de la ACSA cumpliendo el 74,26% de los 101 estándares previstos en el manual de certificación. En el informe de evaluación se han observado resultados excelentes en áreas como la información clínica; la persona como sujeto activo; la estructura, equipamiento y proveedores; y las herramientas de calidad y seguridad.

Fortalezas

Entre las fortalezas de la UCI del Hospital de Puerto Real, el equipo evaluador destaca la puesta en marcha de medidas para la mejora de la accesibilidad y la humanización de la asistencia de pacientes y familiares, así, como, de otro lado el uso de las nuevas tecnologías, resaltando un plan de contingencias ante la posible caída de los sistemas de información de la unidad.

En materia de continuidad asistencial, el equipo establece una coordinación con los equipos de emergencia para reducir el tiempo de desplazamiento de los pacientes con síndrome coronario agudo por la dispersión geográfica existente. Asimismo, se elabora diariamente una planilla con los pacientes ingresados donde se detalla la situación clínica, las pruebas realizadas y el plan asistencial previsto; ello repercute en una adecuada continuidad asistencial y en una segura transmisión de información entre los equipos de guardia saliente y entrante, según ha valorado la Agencia.

Asimismo, se han implantado algunas medidas a raíz de las aportaciones de los usuarios, como por ejemplo ducha para los acompañantes, lo que mejora la comodidad durante el tiempo de espera para el cuidado de sus familiares. En esta línea, la unidad ha elaborado y ha implantando un plan de acompañamiento, que permite la presencia de un allegado en la habitación del paciente fuera del horario de visitas; esto, destaca la ACSA, redunda en una menor ansiedad por parte de los familiares y del propio paciente al verse acompañado, sin causar interferencia en los procedimientos clínicos y los cuidados que precisa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios