Provincia de Cádiz

La autopsia apoya que los niños de Algeciras murieron por el monóxido

  • Los resultados ratifican la primera evaluación forense y un análisis pericial confirma un escape en la caldera del domicilio La Policía piensa que la cuñada teme la reacción de la familia

Los resultados de la autopsia practicada a los dos niños fallecidos el pasado jueves por la noche en La Bajadilla ratifican la evaluación forense inicial: las muertes se produjeron por una intoxicación por monóxido de carbono. Además, técnicos especializados han determinado que la caldera de la vivienda del número 11 de la calle Huesca sufre un escape capaz de emitir el letal gas que acabó con la vida de Ismael, de 4 años, e Israe, su hermana, de dos años.

Los cadáveres de los niños fueron trasladados el pasado viernes por la mañana al Instituto Anatómico Forense de Cádiz para la realización de la autopsia. El primer examen, de acuerdo a las evidencias físicas que presentaban los cuerpos, apuntó a la inhalación de gases como probable causa de los fallecimientos. Los resultados de las pruebas lo han confirmado.

Desde el pasado viernes la Policía Nacional trabajó con la hipótesis principal de que las muertes respondieron a la intoxicación por monóxido de carbono. La investigación, según consta, igualmente valoró que, aproximadamente una hora antes de que sobreviniera el suceso, la madre de los niños y su cuñada, que supuestamente se había quedado al cuidado de los críos, charlaron y la mujer que custodiaba a los menores informó a la progenitora de que se disponía a dar un baño a los pequeños.

Técnicos de la compañía de gas han analizado la vivienda y han confirmado que la caldera sufre un escape.

Así las cosas, el trabajo forense y el pericial han consolidado la premisa que se maneja. De forma paralela al esclarecimiento de la causa se trata de discernir las circunstancias en las que se produjeron los fallecimientos.

La tía política de los críos estuvo en paradero desconocido las horas posteriores al suceso. Fue localizada el viernes por la mañana y pasó el fin de semana en la comisaría. El lunes quedó a disposición judicial y el titular del Juzgado de Instrucción número 2 decretó su ingreso en prisión sin fianza tras imputarle un supuesto delito de homicidio imprudente.

El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, aseguró el pasado lunes que la cuñada había negado estar en el domicilio mientras que las diligencias y pruebas practicadas determinaban lo contrario. Fuentes policiales explicaron ayer a este periódico que en el marco de la investigación se considera que lo que ocurre es que la mujer teme la reacción de la familia.

Carlos Rolín Bautista, abogado de la acusada, precisó ayer a este diario que su defendida manifiesta que no tuvo que ver nada con lo ocurrido, que no estaba al cuidado de los niños y que ni siquiera entró en el domicilio aquella tarde. También que ese día trató de hablar en repetidas ocasiones por la madre por teléfono sin éxito.

El proceso judicial se halla en fase de instrucción. El letrado defensor ha solicitado al juzgado la práctica de diversas pruebas de cara a aclarar concretamente lo ocurrido y en vista de cuyos resultados pudiera derivarse una reconsideración de los cargos y de la situación judicial de la mujer. Se ha pedido, por ejemplo, la consulta de las llamadas de los teléfonos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios