Cultura

Escuadra mira de frente a la historia

  • El historiador publica 'Españoles en la Kriegsmarine', una versión actualizada sobre su estudio inédito de la presencia de marinos nacionales en la Armada alemana · Incorpora testimonios de los protagonistas

La historia es el día a día observado un minuto después. El tiempo al transcurrir le va dando forma y los historiadores la escriben con aroma de perspectiva. No todo lo pasado se sabe, no todo lo sucedido yace ávido por contar. Alfonso Escuadra acaba de presentar su último trabajo de investigación Españoles en la Kriegsmarine. Ninguna otra persona en el mundo ha sido capaz de descifrar los cauces como él, canalizando el mensaje preciso para desembocar en un hecho histórico que ha permitido añadir un capítulo más a la historia de la Armada española.

Para entender el gran trabajo del historiador linense, así como la repercusión mundial de su publicación, se debe poner por delante que la investigación desentraña una misión secreta. En 1998 publicó Bajo las Banderas de la Kriegsmarine, entonces supuso un gran hallazgo en el mundo de la investigación aportando los primeros detalles sobre esta evidencia. Grupo Joly, El País, la revista Defensa, París Match o la Hermandad de la División Azul se hicieron eco de su inédita investigación. En esta ocasión publica una versión actualizada, corregida y mejorada.

Entre archivos alemanes, códigos militares y un lenguaje muy especializado, Escuadra ha logrado desempolvar actas y documentos que a simple vista no llamarían la atención. La investigación se sitúa en el contexto de la II Guerra Mundial. Tras la Guerra Civil española el país intenta reconstruir su Armada, eso motiva el envío a Alemania de una serie de grupos para que conozcan nuevas técnicas y luego sus conocimientos se apliquen en España. Estos hechos se sitúan entre otoño de 1942 y el verano de 1943.

Lo paradójico de la historia es que el adiestramiento de esos marinos no sucede en escuelas navales ni de instrucción, sino que los incorporan a buques alemanes que participan en misiones de guerra en el Báltico oriental. Y no van como grupos sino distribuidos en diversos navíos. Allí obtienen una experiencia de combate, reciben condecoraciones de guerra y luego regresan a España aplicando esas técnicas llegando a alcanzar altas cotas militares.

Con la constancia y la exhaustiva investigación de Escuadra se evidencia por primera vez esta presencia militar española con pruebas, aparte de las misiones públicas que desempeñaron la División Azul y las Escuadrillas Azules. De estos dos últimos se hicieron reportajes, fotografías y artículos, que incluso alimentaron el mito porque hablaban de esa presencia española aunque nunca demostrada, quedando en secreto hasta que aparece Escuadra.

"Era un secreto español", señala el investigador. Desde el punto de vista diplomático, en la inclusión de los marinos en la Armada alemana, se aplicó la teoría de las "tres guerras" que justificaba su presencia, como ocurría con el personal de la División Azul o de las Escuadrillas Azules, en el Teatro de Operaciones Soviético, sin que España se reconociera "beligerante" ante las potencias occidentales. Pese a que hubiesen vestido el uniforme de la Armada alemana, eran marinos españoles que sirvieron en misiones de guerra en el Báltico cumpliendo una misión para la Armada española.

La primera publicación de 1998 le permitió abrir algunas puertas que hasta entonces habían estado calladas. Apareció nueva documentación y, especialmente, familiares de algunos de los marinos se pusieron en contacto con el investigador. "No sólo me proporcionan nuevas historia sino además sus colecciones de fotografías particulares". De modo que Escuadra incorpora en Españoles en la Kriegsmarine material nuevo, e incluso testimonios personales localizados durante más de una década, y curiosamente sigue sin publicarse ningún otro libro por otro investigador que se base en estos hechos, lo cual le hace más singular.

La falta de bibliografía ha convertido este libro en una investigación "pura y dura al construirla de la nada", explica Escuadra. No sólo es importante el olfato investigador, sino también el conocimiento de las fuentes y del lenguaje especializado, es un trabajo histórico y exige una serie de características.

La primera piedra se colocó en 1996 cuando llegó a sus manos una fotografía de uno de estos marinos que había estado en Alemania, el entonces teniente de navío Francisco Reina Carvajal, que falleció, donde aparece con el uniforme alemán, unos billetes de tren y una hoja donde venían cinco números con una letra, "eran unos códigos navales". Su gran conocimiento sobre el tema le permitió ir hilando la historia, se fue a los archivos navales alemanes y con los códigos pudo llegar a los diarios de guerra de esa unidad donde había las referencias a la presencia española. Con esa información volvió a España y siguió desmarañando la historia. "Es un trabajo totalmente apasionante".

Con este hallazgo Escuadra ha incorporado un capítulo más en la historia de la reconstrucción de la Armada española. El libro recoge anécdotas de ellos en su adaptación a la Alemania de entonces, así como algunos sucesos que a punto estuvieron de costarles la vida, como el hundimiento de un navío. El historiador incluso señala que algunos fueron destinados a Tarifa después a cubrir la seguridad del Estrecho.

En las conferencias ofrecidas sobre su trabajo ha podido conocer a familiares y protagonistas de sus investigaciones recordando esa parte de sus vidas que mantenían reservada. "He conocido a personas interesantísimas, desde oficiales alemanes, pilotos norteamericanos o espías británico. Te pones delante de la historia, la ves respirar. Es absolutamente real".

Alfonso Escuadra (1961) nació investigador. Está especializado en temas de la II Guerra Mundial y cuenta con una larga serie de trabajos como A la sombra de la Roca o Triángulos Azules. Es maestro por vocación e investigador por devoción. Escribe a diario, es tenaz y sistemático, ya que sino las historias se quedarían en los archivos. "Estoy llamado para escribir, y no dejo de hacerlo ningún día del año".

Españoles en la Kriegsmarine ha sido presentado en el marco del Congreso Internacional de Historiadores organizado por el Instituto de Estudios Históricos de la Universidad San Pablo CEU de Madrid. El trabajo está prologado por el historiador Luis Togores y el entonces Jefe del Gabinete de Estudios Tácticos de la Armada, el Capitán de Navío, Ángel Liberal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios