Cultura

El Primavera Trompetera Festival consigue liberar a las fieras

  • En total, 50.000 asistentes se congregan entre los dos días de música en el Circuito de Jerez

  • El buen ambiente reinó durante todo el festival, que ha celebrado su quinto aniversario

El Primavera Trompetera cerró anoche su quinto aniversario. El festival volvió a ser un referente en organización, buen ambiente, entrada y, sobre todo, en la música. Con el mestizaje por bandera, varias decenas de artistas pasaron por los escenarios mientras los asistentes disfrutaron de grandes conciertos.

El sábado de madrugada, El Canijo de Jerez puso patas arriba el escenario Alegría. Copando la atención de la mayoría de asistentes, Marcos del Ojo, acompañado por Pedro Pimentel o Pepe Frías, entre otros, a los intrumentos, liberaron la fiera en la que fue, sin duda, la actuación más esperada de la noche.

El jerezano no defraudó a sus fans, entre los que, literalmente, acabó navegando. Además de los clásicos de Los Delinqüentes y canciones de sus últimos discos, no faltó la referencia a la luna y, por ende, a su malogrado amigo Migue Benítez. Fue durante este recuerdo cuando se vivió uno de los momentos más emotivos de la noche. El escenario apagado y sólo las luces aportadas por el público daban color al lugar.

SFDK ya había hecho gala de su andalucismo por entonces en el escenario y la actuación del jerezano era el culmen de una jornada espectacular, que dejaba pie a un sábado en el que todavía quedaba por disfrutar.

En la jornada de ayer por la tarde, Morodo fue de los primeros artistas en revolucionar el escenario Alegría. Tras él, el rapero Tote King, acompañado de su hermano Shotta y el jerezano DJ Nexxa, hizo las delicias de su público recordando los mejores temas de su carrera y poniendo a todos a botar. Durante el ‘free’, mención a VOX y Santiago Abascal por parte del sevillano, para dejar claro que no comparte ningún pensamiento con él.

Pero la tarde fue muy larga y hubo quien tuvo incluso que hacer un receso antes de continuar. Las exigencias del cartel el sábado no daban un respiro. Los que habían desistido de acudir, se lamentaban al fijarse los artistas que se presentaban en la cita jerezana. “Mi amigo no ha venido porque no le gustaba el rollo musical del festival”, comentaba en tono de broma Agustín, llegado desde la provincia de Sevilla, antes de apuntar: “Cuando ha visto el cartel se ha dado cuenta que aquí están los mejores y para todos los gustos”.

Pero no sólo de música vivió el festivalero en esta segunda jornada el Primavera Trompetera. Los disfraces volvieron a ser una tónica habitual y el buen ambiente reinó para despedir esta quinta edición llena de sorpresas.

El logo del festival tomó vida y se le pudo ver pasear por las inmediaciones del festival. Hubo quien se vistió de novia, aunque no hubo suerte. “No hemos encontrado un párroco que nos case”, decían los extremeños Julio y Pepe. De San Fernando y El Puerto de Santamaría llegaron Charito y Andrea, con perlas puestas en la cara como si fuera maquillaje. “Esto es lo que se lleva en el festival. La pregunta es ¿por qué no lo llevan todos? No lo entendemos…”, comentaban entre bromas.

Para cerrar, en la madrugada del domingo, Juanito Makandé le cantó a las niñas voladoras, Dellafuente volvió locos a los más jóvenes y se descubrió ante los mayores y la jerezana Mala Rodríguez demostró quién manda aquí. Con todo este espectáculo cerró el Primavera Trompetera su quinta edición. Queda abierta la temporada festivalera. Tras el invierno, llegó la primavera y se han liberado ‘las fieras’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios