Mauricio Wiesenthal con los clubes de lectura

Maestros de la escuela del corazón

  • Mauricio Wiesenthal y Manuel Ramos conversan en la Sala Compañía sobre el mundo de Stefan Zweig

Manuel Ramos, junto a Mauricio Wiesenthal, en la Sala Compañía.

Manuel Ramos, junto a Mauricio Wiesenthal, en la Sala Compañía. / Manuel Aranda (Jerez)

Es difícil superar la pasión con la que Mauricio Wiesenthal habla de su santoral de autores, el que le acompañan en su calendario de vida, los que han vertebrado su biblioteca y cultivada memoria. Porque además de escritor y profesor, toca la flauta travesera y está dotado para el canto, además de hablar y escribir media docena de lenguas, además de griego y latín. “Porque todo lo que hace, lo hace bien. Sus libros son de una belleza irrefrenable. Es un caso excepcional de la cultura europea”, le describió su amigo, el editor Manuel Ramos, que le acompañó este lunes en el encuentro que el autor barcelonés tuvo en la Sala Compañía con clubes de lectura de la provincia de Cádiz. Una cita que estaba organizada por la Consejería de Cultura, a través del Centro Andaluz de las Letras, en colaboración con el Ayuntamiento y la Fundación Caballero Bonald, y el patrocinio de la Fundación Unicaja.

Y uno de esos santos es el escritor austriaco Stefan Zweig, que prácticamente centró el encuentro, aunque también se habló del último libro de Wiesenthal, ‘La Hispanibundia. Retrato español de familia’, publicado por la editorial Acantilado.

Con los libros de Zweig, al igual que hizo con su padre, recorrió Wiesenthal ‘la vieja Europa. Un autor que conoció cuando a escondidas, con cinco años, escuchaba tras las puertas las charlas nocturnas que tenían los adultos. Conversaciones cargadas de amabilidad, sin el más mínimo indicio de violencia, que protagonizaban nombres como el austriaco, del que tan pronto como pudo se empapó aquel precoz lector.

Quien precisamente el 28 de noviembre cumple años (nació 1943), el mismo día que nació Zweig (en 1881) en Viena. “El autor tenía 10 años más que mi padre así que era como de la generación paterna, así que la evolución del mundo de ayer es lo que me llevó a él. De un hombre socialista, pacifista que busca la construcción de Europa como sociedad pero que encontraba en ella todo lo contrario: fronteras, barreras, desigualdades, odios... En el desorden era difícil encontrar la justicia, todo era caos. Él pensaba y actuaba con el corazón, pensaba con el corazón, con la gracia que hay que conceder a veces cuando enjuiciamos con prejuicios a los demás”, dijo Wiesenthal. Zweig, comprometido con el europeísmo, “pertenecía a lo que llamó la escuela del corazón”.

El barcelonés, que detesta a la gente que destruye, ha intentado reconstruir, a través de sus obras y forma de ser, aquella Europa en su memoria, porque como leyó en una lápida en Capri, “no existe la muerte, sólo el olvido”. Y pensados con el corazón pidió a los presentes que se fueran de aquella cita vespertina, “porque cuando pensamos mucho a veces nos da dolor de cabeza”. Y agradeció a los que había venido “incluso de lugares lejanos para estar aquí y dejar otros quehaceres para escucharnos”.

El objetivo de los encuentros provinciales de la Red Andaluza de Clubes de Lectura es acercar a los lectores, autores y autoras de reconocido prestigio, como es el caso de Mauricio Wiesenthal. Se trata de una actividad donde los miembros de los clubes de lectura tienen la oportunidad de conocer y conversar con el autor sobre su producción literaria, y a su vez, el propio escritor conocer de primera mano la opinión que tienen los lectores de sus libros.

Mauricio Wiesenthal, además de escritor, ha sido profesor de Historia de la Cultura y conferenciante invitado en varias universidades. Entre sus obras destacan los ensayos ‘La belle époque del Orient Express’ (1979) e ‘Imagen de España’ (1984) y la novela ‘El testamento de Nobel’ (1985). Su pensamiento y su estilo literario son herederos del gran legado cultural europeo, tradición en la que se inscribe su ‘Trilogía europea’ (Libro de Réquiems, 2004; El esnobismo de las golondrinas, 2007; y Luz de vísperas, 2008). En esta editorial han aparecido ‘Siguiendo mi camino’ (2013),‘ Rainer Maria Rilke’ (2015) y ‘La hispanibundia’ (2018).

Si de algo es capaz de convencernos Wiesenthal, que pocos consiguen, es de que hay que mirar más con el corazón. Palabras que por fin construyen en este mundo pensado, tantas veces, con los pies.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios