Una vuelta más

Paradigma Gener

Cada actividad humana tiene modelos a seguir, que son especiales o únicos en su género. Basta con observar cómo se ejercitan profesionalmente, para saber cómo transitar por la senda correcta. El autor, como paciente, describe a uno de ellos

Mario Gener, cirujano maxilofacial. Mario Gener, cirujano maxilofacial.

Mario Gener, cirujano maxilofacial.

Pintar líneas rectas no es difícil, basta una regla, pero ejercerlas con tu ejemplo diario ya resulta más complejo. La vida es como una carretera sinuosa, te hace dar muchos bandazos, en función de la edad o circunstancias que nos acucien. Tendemos a modificar nuestras prioridades debido a motivos profesionales, económicos, sentimentales o ideológicos, e incluso arrastrados por olas de la moda y otras corrientes que inducen al subconsciente. Pero llega un momento concreto del tránsito existencial, en que la salud se convierte en primordial, lo demás pasa a secundario, como meros símbolos de círculos viciosos o ruedas de hámster, contrarios a vidas ejemplares y rectas.

Sorteando el complejo laberinto que nos tocó resolver desde que llegamos al mundo, aprendemos gracias a casos o hechos paradójicos que evidencian el camino que nos conviene seguir. Para tener siempre claro lo peculiar que puede ser la justicia, mantengo inalterable en mi memoria a un famoso abogado al que preguntaron cómo formaba a sus ‘discípulos’, respondiendo sin inmutarse: "Aprenden rápido. Les digo que en su primera cita con un cliente utilicen una frase: cuénteme toda la verdad, que para mentir ya estoy yo". En el lado diametralmente opuesto, viene como anillo al dedo el cirujano maxilofacial Mario Gener, que no hace mucho me dijo: "Llegan a mi clínica pacientes solicitando tratamientos que han oído o visto en algún lugar, sin tener fiabilidad científica contrastada. A ellos les indico que la salud no tiene nada que ver con el marketing".

Servir de ejemplo o modelo es ser paradigmático. Así es como considero yo al doctor Gener y su eficiente equipo, que dignifican la profesión de cirugía oral en la ciudad de Jerez. No olvido cómo le conocí, cuando resolvió de forma natural una inmovilidad de mandíbula, acostumbrándome a la rutina de introducir bastoncillos de madera entre los dientes, hasta que un buen día abrí finalmente la boca. En otra ocasión, no tenía claro que su intervención resultase fructífera y prefirió esperar seis meses sin cobrar hasta confirmarlo. Ahora incluso sonrío, gracias a este paradigma llamado Mario Gener…

(*) Jesús Benítez, periodista y escritor, fue editor jefe del Diario Marca y, durante más de una década, siguió todos los grandes premios del Mundial de Motociclismo. A comienzos de los 90, ejerció varios años como jefe de prensa del Circuito de Jerez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios