Hay muchos ciudadanos, yo mismo, que no aprobamos las violencias en las calles. Pero qué hay en el fondo de estas revueltas. No es vandalismo, aunque hay actos vadálicos. ¿Es diferente la juventud de hoy a la hace años? Recuerdo el "Mayo del 68" (1968) en Francia; una gran revuelta juvenil: "Pide lo Imposible", "Prohibido prohibir". Unos meses después se declaró una huelga general por los sindicatos obreros. Tuvo que dimitir el Presidente de la República, nada menos que De Gaulle. Hoy en Francia los "chalecos amarillo", los barrios periféricos se revuelven a cada momento.

Madrid, 23 de enero 1987, Jon Manteca Cabañales, "El Cojo Manteca" coincidió en la Gran Vía con una numerosa manifestación juvenil. Se unió y fue noticia mundial. Esas acciones retransmitidas hicieron olvidar los motivos de la protesta juvenil. Los vandalismos hicieron olvidar el origen del problema.

En Jerez, altercados en San Juan de Dios y Zona Sur. Olvidados, gran índice de paro, familias empobrecidas, no todas, jóvenes sin futuro, limpieza viaria, edificios desvencijados. La intervención de las policías se convierte en el foco. Los orígenes se olvidan, la confianza se desmorona. Si la democracia no encuentra solución, se volverán a repetir otra vez. Estos días en Barcelona, una pancarta decía: "Nos habéis enseñado que ser pacíficos es inútil" Esperemos que no sea así.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios