Desde la ciudad olvidada

Jornadas sobre Ignacio López (I)

2018 arrancó acordándonos del que fue uno de los mayores olvidados de esta ciudad olvidada: Ignacio López. 300 años después de su muerte, recuperada ya su propia identidad, el legado del que fuera el escultor sin nombre -o el de los cien nombres-, sigue latente. La oportunidad era inmejorable para llevar a cabo iniciativas de homenaje al artista y de difusión de su obra. Con esos objetivos nacieron las jornadas "El escultor Ignacio López y su época (1658-1718)". Y la hermandad del Mayor Dolor decidió liderar el proyecto. Se trataba de dar una especial significación a los ya habituales "Jueves Culturales del Mayor Dolor", que cada octubre viene organizando esta cofradía con la atinada coordinación de Manuel Antonio Barea Rodríguez. Él ha sido un impulsor y colaborador decisivo de estas jornadas, las cuales he tenido la satisfacción de dirigir. Fundamental fue el apoyo también de otras hermandades con imágenes de López (Piedad, Desconsuelo y Nazareno) y del Ayuntamiento de Jerez. Todos se han convertido en editores del libro de actas y jugarán asimismo un papel sustancial en las jornadas. Así, el Ayuntamiento nos integra en sus exitosos ciclos sobre patrimonio, mientras que las cofradías nos abrirán sus sedes para una serie de visitas guiadas. Doy las gracias a ellos y a aquellas personas y entidades que han colaborado económicamente en dicha publicación, que busca situar al escultor en su tiempo. En las próximas semanas hablaré de las valiosas aportaciones de los ponentes. Hoy dejo constancia de la inestimable presencia de Francisco González, Fernando Aroca, Cristina Espejo y María Josefa Segura, quienes me acompañarán todos los jueves de octubre. La primera cita será el día 4 a las 20 horas en el Palacio de Villavicencio del Alcázar, con la presentación del libro y la primeras de las charlas. Les espero.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios