Crónica Personal

Mal día para Sánchez

Pedro Sánchez se ha puesto de perfil durante dos días, y finalmente ha lanzado un ultimátum ridículo a Maduro

EL Parlamento Europeo ha marcado distancias con Sánchez, pero además el presidente está recibiendo críticas internas muy serias que podrían ser alarmantes para él si se confirma que Pepu Hernández ha hecho un màxim y creó una sociedad para pagar menos al fisco, sociedad que utilizó para comprar varios inmuebles.

Hay día que no se está para nadie, debió pensar Sánchez en México, donde pensó que se alejaba de los serios problemas que vive España y de las tensiones internas de su partido. En la reunión dominicana de la Internacional Socialista se habló mucho de Venezuela, y la tibia posición del gobierno de España no cosechó mucho entusiasmo entre otros presidentes aunque el equipo de Moncloa trató de ocultarlo. La mayoría de los dirigentes latinoamericanos han reconocido a Guaidó como presidente legítimo, aunque no López Obrador. En Bruselas mientras tanto se preparaba una iniciativa que dejaba en una incómoda situación al presidente español.

Está aceptado entre los gobernantes europeos que cuando se produce una situación de máxima tensión en algún latinoamericano los dirigentes de la UE miran hacia España para escuchar su opinión, opinión que suele marcar el rumbo de la UE. Sánchez sin embargo se puso de perfil durante dos días, y finalmente lanzó un ultimátum ridículo a Maduro. Después llamó tirano a Maduro, eso sí, lo que fue aun más surrealista, porque si piensa Sánchez que Maduro es un tirano no se comprende que no se sume a las iniciativas para desalojarle del poder. El Parlamento Europeo hizo todo lo contrario que Sánchez y preparó una declaración de apoyo a Guaidó como "legítimo presidente interino" que salió votada de forma abrumadora, un signo inequívoco más para Sánchez de que ante la crisis de Venezuela no había tenido el papel que se esperaba de un presidente español.

Encima, el PSOE-M, llamado antiguamente FSM, ha hecho honor a su fama mostrando su clara disconformidad con la dirección federal del partido cuando toma decisiones que no comparte. La designación de Pepu Hernández sin consular al secretario general de Madrid ha provocado una revolución interna que pasará factura a Sánchez y que ya ha estimulado dimisiones de protesta por la forma en la que el presidente impone su autoridad. Si encima de confirma que efectivamente Pepu Hernández trató de engañar al fisco … mejor ni pensarlo, porque después del fiasco de Màxim el Breve, Pedro Sánchez se habrá convertido en un político que roza el ridículo por ser el que comete más torpezas en el mundo mundial. Y del ridículo, ya se sabe, siempre se sale mal parado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios