Las dos orillas

Vuelve el peaje

José Luis Ábalos (el mismo ministro que ahora defiende el peaje) acudió para hacerse una foto y elogiar el rescate

Algunas profecías son fáciles de acertar. Por ejemplo, en enero de 2020, cuando suprimieron el peaje de la autopista AP 4 Sevilla-Cádiz, después de varias campañas populistas del PSOE y el PP, yo escribí que era una medida reversible. Es decir, que no pasarían muchos años, puede que sólo dos o tres, hasta que volvieran a implantar el peaje. Ya por entonces Bruselas advertía a España sobre este asunto. Sin embargo, José Luis Ábalos (el mismo ministro que ahora los defiende), acudió al control de Las Cabezas para hacerse una foto y elogiar el rescate. Nuestro país, tan rumboso para el gasto público, es el que obtiene menos ingresos por peajes en la Europa occidental. En 2019, el Estado afrontó un déficit de 7.500 millones en la conservación de las carreteras. Dinero que se podría destinar a las pensiones, o al ingreso mínimo vital, como dirían ellos, mientras los ricos pagan los peajes.

En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuyo objetivo es recibir una dotación europea de 140.000 millones, el Gobierno de Pedro Sánchez se compromete a mejorar la financiación de las autovías, implantando nuevos ingresos. Es decir, que volverán los peajes. Ahora será bueno lo que antes era malo. Con la demagogia y el populismo pasa eso: te pillan en un renuncio antes o después. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, después de vacunarse en Valencia, a sus 61 años (lo que no ha sido considerado un privilegio, a pesar de que al general Villarroya lo hicieron dimitir del Jemad por vacunarse a los 63 años), admitió la posibilidad de cobrar en las autovías. Si bien excluyó a los que viajen "por motivos laborales o cualquier otro tipo de necesidad". Es decir, sólo pagarían los que viajen por gusto; o los más tontos.

Las estimaciones advierten de que en España habría unos ingresos anuales de 12.649 millones (pagados por quienes viajen sin necesidad, se supone), y que Hacienda recaudará 4.700 millones, entre el IVA y otros impuestos. El PP no lo suprimió cuando gobernó, y ahora Juanma Moreno protesta. El PSOE festejó el fin del peaje, porque era ruinoso para Cádiz y Sevilla, y ahora lo vuelve a implantar y lo defiende.

Con los confinamientos perimetrales de las provincias apenas han permitido viajar gratis. En marzo de 2020, dos meses después de suprimirlo, encerraron a las criaturitas. En los últimos meses sólo las dejan moverse por sus provincias. Y cuando estemos todos vacunados, como el ministro Ábalos, otra vez a cobrar. Algunos creyeron que nunca más habría peajes. De ilusión también se vive. Y se gobierna.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios