Las dos orillas

En busca del oro

El medallero no engaña. La España olímpica de Pedro Sánchez 2021 no ha superado a la de Mariano Rajoy 2016

Cada cuatro años (o cada cinco, por culpa de la pandemia) hay que justificar los resultados de los Juegos Olímpicos. Antes de empezar, en este país, de suyo dado a las expectativas ilusorias y a los dirigentes cantamañanas, hacen unas previsiones hinchadas, que raramente se cumplen. Para Tokio 2020-2021 esperaban que España obtuviera más de 20 medallas, pero se han quedado en 17, como en Río de Janeiro 2016; y de ellas sólo tres de oro (en Río alcanzaron siete) en deportes que se consideran de segundo rango. Los ganadores del oro han sido Fátima Gálvez y Alberto Fernández (tiro olímpico por pareja), Sandra Sánchez (kárate, en kata femenino) y Alberto Ginés (escalada), todos ellos poco famosos antes de sus días de gloria olímpica.

Cuando el deporte español recibe un baño de realidad, y se ve que en otros países también hay deportistas, cuando el medallero es como es, los medios se olvidan de los Juegos Olímpicos y se recrean en la despedida de Messi. Los ricos también lloran cuando no les pagan 50 millones de euros netos por temporada y deben emigrar a París, donde Al Khelaifi y los cataríes le recompensarán con su fair play de los petrodólares. Los olímpicos cobran menos, algunos son bomberos o policías. Se dice que la cosecha de medallas es proporcional a la inversión en el deporte: a más presupuesto mejores resultados. No es exactamente así.

Pero el medallero, como el algodón, no engaña. La España olímpica de Pedro Sánchez 2021 no ha superado a la de Mariano Rajoy 2016. Con Rajoy también consiguieron 17 medallas, aunque siete eran de oro, y España ocupó el puesto 14 del mundo en el ranking final. Con Sánchez se han quedado en el puesto 22. En Europa la han superado ampliamente Gran Bretaña (65 medallas), Italia (40), Alemania (37), Países Bajos (36) y Francia (33). Pero también Hungría (20); y la República Checa, Polonia y Noruega aparecen por delante al conseguir una más de oro.

En el cómputo total, Estados Unidos adelantó al final a China, en cantidad y en calidad de los metales. Entre los 10 primeros están también Japón, el Comité Ruso y Australia, además de los cinco países europeos antes señalados. España ni siquiera entra en el G-20 del deporte olímpico mundial. España está como está, ¿para qué engañarnos? Hemos leído en la prensa que la culpa fue de la presión de los deportistas. Nunca se habla de presión cuando ganan, sino cuando pierden, por no reconocer que otros han competido mejor. Sucede igual que en las elecciones: unos ganan y otros pierden. Como se sabe, digan lo que digan, es mejor ganar.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios