Durante este más de año y medio de pandemia se ha visto y demostrado que la culpa de la propagación del virus no era de la hostelería. Ni por asomo. Un gremio muy sacrificado durante todo este tiempo y al que se ha estado señalando constantemente bajo un criterio arbitrario, dirigido por los políticos y todos aquellos que se han dejado engañar. Porque los bares y los restaurantes se han adaptado a todas aquellas medidas que les ha demandado. Aunque algunas déjenme que dude de su efectividad. Como los horarios durante el periodo en el que no hemos tenido toque de queda. ¿Por qué tenía que cerrar la hostelería a las doce la noche o a las diez? Si después los contagios se propagaban en reuniones en la calle o en las casas…

¿No era más idóneo que la gente estuviera controlada en los restaurantes donde sí se sabía con certeza que guardaban las distancias y todas las medidas? ¿Cuántos negocios han tenido que cerrar definitivamente las puertas ante este señalamiento sin sentido?. Ahora, que la pandemia parece que avanza para bien, que las vacunas están dando resultado y que la incidencia baja hasta puntos mínimos es cuando hay que volver a hacer esa vida de la que nos sentimos orgullosos. Porque somos de bares, de restaurantes. Nuestra gastronomía y nuestros vinos son claves para la explosión del turismo, porque son de productos de primera calidad. El primer paso es perderle el miedo a comer en la calle.

A tapear. A copear… como hacíamos antes. Porque la gran mayoría de la hostelería cumple. No es válido el argumento de que uno no ha cumplido las medidas. No pueden pagar justos por pecadores. Que, por desgracia, solemos generalizar haciendo daño a la inmensa mayoría. Es tiempo de bares, de tabancos, de restaurantes y de amigos, y sobre todo de volver poco a poco a la normalidad. Y volver a hacer grande a la hostelería, uno de los grandes pulmones de nuestra vida diaria. Y aprovechar para brindar por el vino de nuestra tierra en este buen tiempo otoñal de mediados de octubre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios