Tribunales

El acusado de asesinar al dueño del ¡Oh Palace!, definitivamente absuelto tras no recurrir la Fiscalía

  • El autor confeso de la muerte del gerente del prostíbulo portuense fue exculpado hace justo un año por un jurado.

  • El cadáver de Ángel Federico Fernández apareció calcinado dentro de su coche y con un tiro en la cabeza.

La Policía junto al coche calcinado donde apareció el cuerpo de la víctima, en 2015. La Policía junto al coche calcinado donde apareció el cuerpo de la víctima, en 2015.

La Policía junto al coche calcinado donde apareció el cuerpo de la víctima, en 2015.

Comentarios 4

El acusado de asesinar al gerente del prostíbulo portuense ¡Oh Palace! ha quedado definitivamente absuelto tras no recurrir la Fiscalía la sentencia que lo exculpaba de la muerte violenta del dueño del club, el empresario leonés Ángel Federico Fernández, quien apareció calcinado y con un tiro en la cabeza dentro de su coche en febrero de 2015.

El autor confeso de la muerte de su socio en el negocio de los locales de alterne fue absuelto hace justo un año por un jurado, que entendió que el encausado disparó a Ángel Federico en legítima defensa. En su veredicto, el tribunal popular no albergó dudas: el acusado actuó movido por el miedo y en defensa propia tras una fuerte discusión entre ambos por un ajuste de cuentas y durante la cual el arma "se disparó" de forma fortuita.

Desde el 22 de noviembre de 2017, cuando el jurado hizo público su veredicto después de 16 horas de deliberación, el principal acusado del caso ¡Oh Palace! se encuentra en libertad. La Fiscalía, que solicitó para él la pena de 18 años de prisión, ha decidido ahora no recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) la sentencia que lo absolvía -en consonancia de la decisión del jurado- , por lo que el autor de este crimen está definitivamente libre. De hecho, puede incluso volver a portar armas, un derecho que tenía vetado a raíz del procedimiento judicial abierto contra él.

De asesinato a un "mero accidente"

En junio de 2018, siete meses después de que se celebrase en la Audiencia de Cádiz el juicio con jurado para esclarecer la muerte dueño del ¡Oh Palace!, se hizo pública la sentencia del caso. El magistrado presidente del tribunal popular Miguel Ángel Feliz, en virtud del veredicto exculpatorio que emitió el jurado en noviembre de 2017, absolvió al que fue socio del gerente del club al considerar que lo mató "en legítima defensa" y movido por un "miedo insuperable".

Tal y como recoge la sentencia, la relación entre el dueño del prostíbulo y su compañero de negocios se deterioró como consecuencia de las prácticas violentas ejercidas por Ángel Federico, "que extorsionaba a los propietarios de otros clubes con amenazas y encargos de atentar contra la integridad física de algunos de sus trabajadores".

La muerte del dueño del ¡Oh Palace! fue un "homicidio fortuito", fruto de un "mero accidente"

El 24 de febrero de 2015, apunta la resolución, la víctima y su socio mantuvieron una fuerte discusión. El gerente del ¡Oh Palace! llevaba una pistola, si bien, durante el transcurso de la trifulca, el acusado logró arrebatársela. En ese forcejeo, "el arma se disparó". Fue, según la jurisprudencia "clásica" citada en la sentencia, un "homicidio fortuito", no un asesinato; "no hay culpa ni dolo" porque la muerte de Ángel Federico "fue fruto de un acontecimiento extraño, un mero accidente".

En definitiva, según la sentencia ya firme, el autor confeso de la muerte de Ángel Federico vivió "una situación de pánico" ante la cual tuvo que defenderse y luchar por su vida, lo que llevó a acabar con la de su socio, aunque "no era su intención".

Un disparo mortal en posición de superioridad

Pese a que en este caso se ha dado por probado que el tiro que acabó con la vida de Ángel Federico fue accidental, las forenses que en su día declararon en el juicio expusieron que el agresor estaba en el momento de los hechos por encima de la víctima -en una posición más alta-. Además, especificaron que el disparo se produjo "de arriba a abajo y de delante hacia atrás, a una distancia aproximada de metro y medio desde la boca del proyectil".

La perito, que se ratificó en su informe, llegó a esta conclusión tras analizar la trayectoria y la inclinación de 45 grados del disparo practicado así como los orificios de entrada y de salida de la bala, hallada en el interior del coche de Ángel Federico Rodríguez.

Respecto a la causa de la muerte del dueño de prostíbulo, no había lugar a dudas: "destrucción de centros vitales encefálicos" a partir del tiro recibido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios