Provincia

Relevo cerrado en Chiclana

  • La anunciada moción de censura ya tiene fechas: será presentada en el Registro del Ayuntamiento el viernes y será votada en pleno en la primera semana de noviembre

Todo se ha consumado en Chiclana. La moción de censura que era un secreto a voces desde antes del verano está a menos de tres semanas de cristalizar, algo que ya reconocen sin pudor dirigentes locales y provinciales de todos los partidos políticos, no sólo los de la oposición sino incluso los del gobierno municipal.

El milagro al que se aferraban los miembros del PP ni se ha producido ni se espera que pueda producirse en los próximos días y el cuatripartito reconvertido en tripartito encara ya sin remisión sus últimos días de existencia.

La moción de censura está tan atada y bien atada que hasta el propio secretario provincial del PSOE, Francisco González Cabaña, lo aventuró de manera indirecta en el acto público que su partido celebró la noche del viernes en Medina Sidonia. "Ernesto Marín es un monstruo al que le quedan sólo 48 horas", aseveró envalentonado Cabaña en referencia al regidor chiclanero ante la aclamación de los asistentes.

Y es que González Cabaña, como todos en Chiclana, saben incluso el calendario que hay seguir hasta ver cerrado el relevo en la Alcaldía. Porque la moción de censura que rubricarán los 11 concejales del PSOE, la edil del PSA (Ángeles Polanco) y la única representante del grupo mixto rescatada por la dirección de IU, Nadine Fernández, será presentada en el Registro del Ayuntamiento chiclanero en la mañana del próximo viernes día 24 y, según la legislación vigente, tendrá que ser votada en una sesión extraordinaria del pleno a celebrar antes de los diez días hábiles posteriores, esto es, antes del viernes 7 de noviembre.

Quedan, eso sí, dos trámites previos para impulsar este proceso. Porque falta, por un lado, que la nueva dirección provincial de Izquierda Unida elegida en la tarde de ayer en Jerez -con el alcalde de Trebujena, Manuel Cárdenas, al frente- dicamine sin tapujos y con claridad meridiana que Nadine Fernández es su única voz autorizada en el Ayuntamiento chiclanero.

Y falta también que la asamblea local del PSA dé su conformidad la tarde del miércoles a la moción de censura, algo que se intuye que se hará con una mayoría aplastante. El argumento prioritario será que para este partido Nadine Fernández ya no es una tránsfuga, algo que refrendan IU y el PSOE pero no la Mesa Nacional Antitransfuguismo ni el secretario general del Ayuntamiento.

En medio de la lluvia de carteles, pasquines y pintadas que rivalizan por las calles de Chiclana a favor y en contra de la moción de censura, las últimas semanas han servido también para despejar las dudas que se cernían sobre la persona que relevará a Ernesto Marín en la Alcaldía. Porque todos dan por hecho también que, pese a los últimos mensajes reiterados por el ya ex coordinador provincial de IU, Antonio Roldán, el PSOE no moverá un dedo para desbancar de la Alcaldía a José María Román, quien ya ocupara este puesto de 2004 a 2007 y que ha sido el líder de la oposición desde el nacimiento del controvertido cuatripartito.

La piña que en torno a la figura de Román han hecho tanto el comité local del PSOE como el resto de los miembros del grupo municipal socialista han sido decisivos para que la ejecutiva provincial que dirige González Cabaña haya entendido que intentar mover ahora la silla a Román era algo que podía haber suscitado un terremoto de consecuencias imprevisibles en una agrupación tan importante para el conjunto del PSOE gaditano como es la chiclanera.

Otra historia bien distinta será el congreso local que se se celebrará el próximo mes de diciembre, una vez que la Alcaldía esté a buen resguardo. Ahí sí que la dirección provincial del PSOE alzará la voz para impulsar un cambio en el funcionamiento del partido. Y en ese sentido las miradas se dirigen, una vez más, hacia el ex alcalde Manuel Jiménez Barrios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios