Provincia

La huelga de trabajadores de la limpieza duró apenas tres horas

  • De madrugada, los trabajadores aceptaron en asamblea el acuerdo que previamente habían pactado empresa y comité · Los empleados exigían que se sancionara disciplinariamente a un encargado

La huelga de limpieza pública duró solamente tres horas. Eran aproximadamente las tres de la mañana de ayer cuando el comité de empresa lograba que el grupo de trabajadores que se había concentrado a las puertas de las instalaciones de la empresa en el polígono Las Salinas desde unas horas antes aceptara el pacto al que llegó con los responsables de FCC, la concesionaria del servicio.

Tal y como informó este periódico en su edición de ayer, empresa y comité habían alcanzado un principio de acuerdo en torno a la medianoche para que la huelga no se realizase (se había convocado a partir de las doce de la noche de ayer y de forma indefinida). Sin embargo, minutos después, la asamblea de trabajadores no lo ratificó, por lo que el comité se vio en una complicada tesitura. Las diferencias estribaban en la resolución de un incidente que se había producido con el encargado general del servicio. Las quejas de la plantilla hacia este responsable eran continuas desde hace tiempo debido a una actitud prepotente y arrogante, según expresaron los empleados. Un accidente que tuvo un antiguo miembro del comité terminaron por encender los ánimos de la plantilla. Hace semanas, un empleado tuvo un accidente con uno de los camiones en la cochera. Al aparcarlo derribó uno de los muros perimetrales de las instalaciones. El inspector de turno hizo un informe sobre lo ocurrido exculpando al conductor y advirtiendo de que el muro llevaba en malas condiciones bastantes meses. Sin embargo y según la versión del comité, este encargado hizo un nuevo informe donde aseguraba que había provocado importantes daños al camión. Esto provocó que se estableciera una sanción disciplinaria al empleado (en la que se fijaba una suspensión de sueldo y empleo así como la posibilidad de que fuera despedido). Tras las conversaciones entre empresa y comité, se acordó a última hora de la noche de ayer retirarle la sanción al empleado por lo ocurrido. Sin embargo, los trabajadores exigían medidas disciplinarias contra el encargado, a lo que se negaban los representantes de FCC, de ahí que no aceptaran el pacto y rechazaran la pretensión del comité de desconvocar la huelga. El acuerdo establecía que se le llamara la atención al encargado por el asunto y que se pondrían medidas para evitar comportamientos similares.

A las dos y media de la madrugada de ayer, el comité (tras varios amagos de dimitir) volvía a reunirse con la empresa. A los pocos minutos sus miembros salían y mostraban un documento con el pacto escrito que habían llegado previamente con la empresa. Esta vez, con los ánimos mas calmados, dieron por bueno el escrito, sobre todo teniendo en cuenta que el empleado no iba a ser sancionado.

El otro motivo por el que se había convocado la huelga se había cerrado horas antes. Las bajas, licencias y permisos de fin de semana serán cubiertas por el personal fijo contratado a tiempo parcial y no por eventuales, tal y como se realiza hasta ahora. El portavoz del comité, Manuel Hidalgo, indicó que se ha firmado un compromiso por escrito con FCC, aunque está pendiente de unos flecos legales. Para ello, Hidalgo explicó que se hará una consulta a la Delegación Provincial de Empleo sobre esta cuestión. Pasaban unos minutos de las tres de la mañana cuando se daba por finalizada la huelga. Los camiones que esa noche tenían previsto hacer el servicio volvieron a salir a la calle (habían regresado a las cocheras a las doce para cumplir con la huelga). Por la mañana, el servicio volvió a funcionar con normalidad, incluido el dispositivo especial de Feria.

En próximos meses, empresa y comité volverán a sentarse en una mesa para hablar de la renovación del convenio colectivo. El anterior, suscrito en 2006 tiene una vigencia hasta el próximo 31 de diciembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios