Salud y Bienestar

El colesterol mejora la recuperación de pacientes con ictus

  • Entre sus efectos positivos está frenar la degeneración de la sustancia blanca y, con ello, el deterioro cognitivo y la demencia.

El colesterol podría mejorar la recuperación de pacientes que han sufrido un ictus, según un estudio del equipo de neurología del Hospital del Mar, que asegura que aunque un nivel alto es un factor de riesgo cardiovascular, puede tener un efecto protector para los pequeños vasos cerebrales.

El resultado del estudio, publicado en la revista científica Stroke, invita además a cuestionar el uso de tratamientos agresivos para reducir los niveles altos de colesterol, informa el hospital.

La mismas fuentes puntualizan que aunque hay que bajar los niveles altos de colesterol, "quizás la balanza de riesgos/beneficios deja de ser favorable si se reduce el colesterol a niveles excesivamente bajos".

El trabajo demuestra que los pacientes con niveles altos de colesterol y triglicéridos en la sangre (hiperlipemia) presentan menos degeneración de la sustancia blanca del cerebro, también llamada leucoaraiosi.

La leucoaraiosi es una degeneración de la sustancia blanca del cerebro debida a dificultades en la circulación de los pequeños vasos sanguíneos cerebrales, y se da especialmente en población general de edad avanzada y con hipertensión, y su presencia indica un mayor riesgo de desarrollar un deterioro cognitivo o demencia así como una menor capacidad de recuperación después de sufrir un ictus.

El estudio, llevado a cabo en colaboración con el Massachusetts General Hospital (MGH) de Boston, quería establecer que impacto tiene la hiperlipemia sobre el grado de leucoaraiosi en pacientes con un ictus cerebral.

Para esta investigación se analizaron 1.135 pacientes (504 del Hospital del Mar y 631 del MGH), y se midió la severidad de la leucoaraiosi que presentaban para correlacionarlo con la presencia o ausencia de colesterol elevado.

Los resultados obtenidos en ambos centros coincidieron en detectar que los pacientes con colesterol elevado presentaban menos degeneración de la sustancia blanca del cerebro.

Según el doctor Jordi Jiménez Conde, neurólogo del Hospital del Mar, el resultado obtenido choca con la máxima generalizada de que el colesterol es perjudicial para la salud, y ha añadido que "ya se había observado que tras un ictus, el colesterol contribuye a la recuperación del tejido dañado y mejora el pronóstico".

Para Jiménez Conde, "no todo es blanco o negro", el colesterol es dañino para algunas cosas, pero también tiene su papel beneficioso, y ahora es necesario seguir investigando para conocer mejor cómo actúa.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios