Salud

El déficit de vitamina D aumenta el deterioro cognitivo

  • Según un estudio, la llamada vitamina del sol, además de mantener la salud de los huesos, protege de la demencia

Unos investigadores de la Escuela Médica Peninsular, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Michigan, han identificado una relación entre la vitamina D, la vitamina del sol, y el deterioro cognitivo tras hacer un estudio a gran escala en personas mayores. La importancia de estos hallazgos radica en la relación entre la función cognitiva y la demencia ya que las personas que tienen afectada la función cognitiva son las más propensas a desarrollar demencia. El documento se publicará en e próximo número de la Journal of Geriatric Psychology and Neurology.

El estudio se basó en datos de casi 2.000 adultos mayores de 65 años. Y en ellos se halló que cuando los niveles de vitamina D se reducían aumentaba el deterioro cognitivo hasta dos veces más respecto a aquellos que tenían niveles óptimos de vitamina.

La vitamina D es importante en el mantenimiento de la salud de los huesos, en la absorción de calcio y fósforo, y en ayudar a nuestro sistema inmunológico. En humanos, la vitamina D proviene de tres fuentes principales: la exposición a la luz del sol, los alimentos como el pescado graso, y los alimentos que son enriquecidos con vitamina D (como la leche, cereales y bebidas de soja). Uno de los problemas que enfrentan las personas mayores es que la capacidad de la piel para absorber la vitamina D de la luz solar disminuye a medida que pasan los años por lo que son más dependientes de la obtención de vitamina D de otras fuentes.

El doctor Iain Lang que trabajó en el estudio comentó que "este es el primer estudio a gran escala para identificar una relación entre la vitamina D y el deterioro cognitivo en etapas posteriores de la vida. La demencia es un problema creciente para los servicios de salud en todo el mundo , y las personas que tienen deterioro cognitivo se encuentran en mayor riesgo de pasar a desarrollar demencia".

Además, según el científico para aquellas personas que viven en lugares donde hay oscuros inviernos, sin mucha luz solar y por tanto recibiendo menos vitamina D a través de la piel "puede ser un problema real. Hay que investigar si la administración de suplementos de vitamina D es una solución rentable y de bajo riesgo para reducir los riesgos de las personas mayores de desarrollo de deterioro cognitivo y la demencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios