Contenido ofrecido por Clínica Verkomed

El valor de la belleza bien practicada

  • El doctor Bartosz Kosmecki, maestro en rejuvenecimiento global del rostro sin cirugía, explica por qué podemos no notar nada tras un tratamiento de medicina estética

El Dr. Bartosz Kosmecki es un referente en España a nivel de rejuvenecimiento global del rostro, conocido por su nombre en inglés, ‘Full-face’.

El Dr. Bartosz Kosmecki es un referente en España a nivel de rejuvenecimiento global del rostro, conocido por su nombre en inglés, ‘Full-face’.

Hoy hemos acudido al Dr. Bartosz Kosmecki, un referente en España a nivel de rejuvenecimiento global del rostro, conocido también por su nombre en inglés: Full-face. Kosmecki es un especialista en medicina estética de primera, así lo corroboran no solo los premios y distinciones que ha recibido en los últimos años, sino también su agenda, opiniones y lista de espera para las formaciones que realiza en uno de sus centros médicos. Además de ser miembro de varias asociaciones de medicina y cirugía estética, es promotor a nivel nacional de la Asociación Española de Medicina Estética y Cirugía Plástica contra las secuelas del cáncer y ponente de sus técnicas propias de rejuvenecimiento del rostro en varios congresos nacionales e internacionales, siendo un verdadero referente en su especialidad.

–Últimamente, aunque estamos en una época muy poco estable, estamos viendo un incremento importante de nuevos establecimientos de medicina y cirugía estética en España. ¿A qué se debe?, ¿los españoles cada vez se cuidan más?

–Sí, cada vez estamos viendo más interés en nuestros pacientes por tratamientos de medicina estética y cirugía plástica. Pacientes que cada vez ven más natural hablar de los tratamientos de medicina estética, por lo que ya no son temas tabú como antes. Hasta se podría decir que está de moda realizarse los tratamientos medico-estéticos, cuidarse y hablar de ello, incluso entre los hombres, antes tan escépticos con el tema.

–¿Entonces este incremento de los establecimientos de medicina estética y cirugía plástica es proporcional a la demanda actual?

–Pues pienso que no… Y, sinceramente, veo un aumento preocupante de pacientes descontentos con los resultados de tratamientos de medicina estética y cirugía plástica mal realizados que acuden a nuestras clínicas para solucionar las "chapuzas estéticas" realizadas en los centros low cost, consultas de dentistas, centros de multiespecialidades y clínicas recién abiertas, y a la vez muchas quejas de mis compañeros sobre la frivolización de esta especialidad. Diciendo frivolización me refiero a la medicina estética mercantilista, donde el diagnóstico diferencial y la opinión de un profesional de medicina estética empiezan a desaparecer, ya que los tratamientos se compran on-line y a gusto del consumidor, aunque muchas veces no son a medida del paciente ni se corresponden con sus necesidades.

El Dr. Bartosz Kosmecki y su equipo utilizan técnicas de vanguardia con la más alta profesionalidad y respeto por el paciente. El Dr. Bartosz Kosmecki y su equipo utilizan técnicas de vanguardia con la más alta profesionalidad y  respeto por el paciente.

El Dr. Bartosz Kosmecki y su equipo utilizan técnicas de vanguardia con la más alta profesionalidad y respeto por el paciente.

–¿Y cuál es entonces la causa de estas "chapuzas estéticas" y de la frivolización que mencionó anteriormente?

–Pienso que el culpable de esta situación es, desgraciadamente para mi profesión, el mismo médico que realiza ciertos tratamientos de medicina estética y busca su aplicación para todo el mundo, como si esa técnica fuera una panacea para todo. También muchos médicos, viendo la inestabilidad y mala remuneración de sus puestos de trabajo en hospitales y centros públicos, están buscando en la medicina estética su hueco de confort económico, un interesante puesto de trabajo sin necesidad de atender urgencias médicas ni estar sometidos a la presión del trabajo en el hospital. Lo triste de esta situación es que no realizan su formación porque les gusta, simplemente obedece a la búsqueda de un empleo cómodo y bien remunerado. A estos profesionales, aunque terminen una formación reglada, les queda un largo camino para incorporar las técnicas aprendidas y las formas de abordaje del tratamiento facial y corporal, pero, como ya tienen un puesto de trabajo (son médicos, han terminado su formación), empiezan a trabajar y aprenden tratando a pacientes que muchas veces no son conscientes de que les atiende un principiante o un médico que realiza este tratamiento una vez cada dos semanas pasando consulta en el centro X.

–¿Entonces lo que nos quiere transmitir es que la medicina estética es una especialidad médica mucho más difícil de lo que puede parecer?

–Bueno, depende de si te gusta o no. Yo, en las formaciones que estoy dando a los futuros médicos estéticos, o incluso a los que ya llevan años con su práctica clínica, siempre les digo que es una especialidad que requiere arte e imaginación. El futuro médico se va a encontrar ante un paciente mucho más exigente de lo habitual y con el que no puede aplicar el típico protocolo de actuación síntoma-tratamiento signo-diagnostico diferencial. Ten en cuenta que, en este caso, se trata de un paciente sano que quiere conseguir una mejoría visible en su rostro, que necesita una valoración de sus rasgos y un planteamiento del tratamiento médico que nunca será de libro o según protocolo. Muchas veces cumplir las expectativas del paciente es incluso perjudicial para el mismo. No son casos aislados los que llegan a mi consulta pidiendo que retire el resultado del tratamiento antes realizado en otra consulta.

Técnicas de embellecimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después. Técnicas de embellecimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después.

Técnicas de embellecimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después.

–¿Y por qué pasa esto si realmente el médico realizó bajo pedido el tratamiento encargado por el paciente?

–Porque el rostro no es una pizarra blanca donde puedes poner lo que te apetezca o borrar lo que no te gusta, tienes que mirarlo en su conjunto, diagnosticarlo y, aparte, tener en cuenta las expectativas del paciente. Esto necesita años de práctica clínica y ningún máster ni curso suelto de formación te enseñará cómo conseguir que un diagnostico resulte 100 % acertado con tu plan de tratamiento y resultados. Hay que ser también muy realista y saber comunicar al paciente los límites de la medicina estética y la cirugía plástica, ya que no son la panacea para estar bellos ni perfectos. Si fuera así, todas las personas que se pueden permitir económicamente los tratamientos necesarios serían guapos y guapas, y como bien sabemos no es así.

–Entonces doctor, ¿cómo está viendo las ofertas y promociones de medicina estética y cirugía plástica? Ahora las redes sociales están llenas de ofertas, incluso las clínicas ofrecen promociones por el Black Friday.

–Todo lo que son ofertas y promociones tiene mucho que decir del sitio donde se están anunciando. Si tú cada semana sacas una superoferta, haces los sorteos regalando los tratamientos y encima regalas tu trabajo a los influencers para que hablen de ti (porque todos sabemos cómo se ganan la vida los influencer), simplemente significa que las cosas en tu trabajo o negocio no van muy bien, y esto en medicina estética y cirugía plástica significa que no trabajas bien…

Mira, yo también soy paciente, mi dentista tiene que atenderme los sábados porque entre mi agenda y su agenda es imposible encontrar un hueco, ¿por qué mi dentista no piensa realizar rellenos de labio, últimamente tan de moda entre los dentistas? Porque no tiene necesidad de realizar el trabajo que no le corresponde y para el que no se ha formado, y aparte de esto, siendo buen facultativo en los suyo, no tiene que agredir el trabajo de otro profesional. Lo mismo me pasa a mí en mis clínicas cuando mis pacientes les preguntan a mis enfermeras por las limpiezas de cutis, extensiones de pestañas, micropigmentación o uñas… Antes era imposible encontrar estos servicios en clínicas de medicina estética porque desvalorizaban el trabajo del médico, ahora parece que están a la orden del día en muchos establecimientos. Esto, para mí, se llama desespecialización o no especialización. Yo, si fuera paciente, huiría del sitio que me está ofreciendo tantas ofertas y servicios porque o el profesional no tiene mucha experiencia y tiene que desvalorizar su trabajo, o el producto que va a utilizar no es de primera ni de segunda categoría.

Técnicas de embellecimiento y rejuvenicimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después. Técnicas de embellecimiento y rejuvenicimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después.

Técnicas de embellecimiento y rejuvenicimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después.

–Realmente estamos hablando de una desvalorización del médico y del propio tratamiento médico, ¿verdad?

–Sí, es llamativo que en España se está observando cada vez más un importante mercantilismo dentro de la especialidad. Los médicos regalan diagnósticos, hacen videollamadas informativas, ni siquiera hay que pedir cita porque están en sus despachos esperando la visita, acostumbran al paciente a pensar que siempre tiene razón, rebajan el precio de sus servicios… Todo esto para poder subsistir, ya que no tienen suerte o una buena preparación. El resultado es la desvalorización de los tratamientos y del trabajo de otros profesionales, pues contribuyen a que se extienda la idea de que es una especialidad mercantilista y con resultados mediocres.

–¿Y qué solución ve usted para esta situación? ¿En su opinión no hay suficiente control de los establecimientos sanitarios donde se realiza este tipo de tratamientos?

–El control de la ley española trata los aspectos básicos, como qué tratamientos médicos deberían estar realizados en los establecimientos médicos y con qué facultativos con formación reglada; pero claro, esto significa que, al ser profesional médico, puedes abrir una consulta, da igual tu preparación específica. Esto, al final, no soluciona el hueco legal de intrusismo profesional que últimamente, con la campaña contra el intrusismo profesional de centros de estética, odontólogos etc., está intentando solucionar la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME). El problema muchas veces es que las empresas que producen la maquinaria estética, y en algún caso hasta productos inyectables de baja calidad o reputación, venden los productos sanitarios a no profesionales con el único objetivo de facturar.

Técnicas de rejuvenicimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después. Técnicas de rejuvenicimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después.

Técnicas de rejuvenicimiento donde se deja patente la diferencia del antes y el después.

–Entonces, ¿qué manera sería la correcta para elegir a un profesional de confianza?

–En mi opinión, la solución es ir concienciando a la sociedad de que tiene que tener mucho cuidado con lo que se ve en las redes sociales (influencers, publicidad engañosa, ofertas desorbitadas...) y de que lo que se puede encontrar por el camino (personas que se autodenominan especialistas por haber hecho un curso) no es la mejor opción para realizarse un tratamiento. Hay que concienciar a los pacientes de que las consultas de un día en concreto durante el mes no son un valor añadido para el médico (última tendencia); al revés, un buen médico no viaja por todo el país atendiendo pacientes cada día en una ciudad diferente, y esto ocurre por una simple razón: si fuerka bueno, tendría su agenda ocupada por pacientes que están viviendo en la zona. Debemos concienciar de que la información que podemos encontrar en internet no siempre es objetiva, hay que desconfiar de aquellos anuncios de aparatología maravillosa que, sin efectos secundarios, ofrecen resultados asombrosos y siempre optar por las recomendaciones de personas conocidas o estudiar bien las opiniones y recomendaciones del personal donde acudimos, nunca eligiendo al profesional por las ofertas y descuentos, nuestro rostro y cuerpo no son prendas que se puedan devolver o tirar, hay que cuidarlos porque son los que tenemos y no aceptan devoluciones. Esta concienciación es un trabajo largo y duro, y, sinceramente, pienso que nos queda un largo camino para lograrla.

Más información: www.verkomed.com

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »