Sociedad

Las madres que consumen alcohol doblan el riesgo de que sus hijos también beban

  • Un estudio señala que las progenitoras, que fuman y beben menos que los padres, influyen en los hábitos tóxicos de sus hijos.

Comentarios 2

Mientras que el hecho de que el padre beba alcohol no tiene influencia sobre sus hijos, el que la madre lo haga prácticamente dobla el riesgo de que sus hijos adolescentes lo hagan y, especialmente, sus hijas (entre las que el que la madre beba aumenta un 253 por ciento el riesgo de que lo hagan).

Así se desprende del estudio 'La influencia de los padres sobre el consumo de alcohol y tabaco y otros hábitos de los adolescentes', que acaba de publicar la Revista Española de Salud Pública, y que se realizó por la Fundación Kovacs y la Dirección General de Menores y Familia de la Consejería de Presidencia del Gobierno Balear, mediante entrevistas a 4.019 adolescentes y 7.359 padres.

Curiosamente, el que la madre beba también aumenta el riesgo de que sus hijos, y especialmente sus hijas, fumen (ese riesgo aumenta un 217 por ciento entre las hijas de las madres que beben). Esos hallazgos podrían sugerir que el hecho de que la madre (y no el padre) beba alcohol aumenta en general los hábitos tóxicos de sus hijos (y especialmente de sus hijas), y futuros estudios deberán profundizar en su explicación.

El análisis de los datos refleja que las madres fuman y beben menos que los padres (el 54,51 por ciento y el 43,28 por ciento, frente al 55,11 por ciento y el 73,13 por ciento, respectivamente). No obstante, la diferencia entre los sexos es de signo opuesto entre los hijos, entre los que las chicas fuman más que los chicos, y beben aproximadamente lo mismo (fuman el 13,56 por ciento de ellas y el 8,61 por ciento de ellos, mientras que beben el 20,93 por ciento de ellos y el 20,22 por ciento de ellas).

El estudio también refleja que el número de horas que los padres ven la televisión cada día y el que hagan deporte influye en los hábitos correspondientes de sus hijos, pero no en el que estos beban alcohol o fumen.

Por otra parte, el nivel sociocultural de los padres influye en muchos aspectos de los hábitos y las conductas de sus hijos; aumenta el riesgo de que fumen, beban alcohol, suspendan asignaturas, no practiquen deporte y vean más horas de televisión.

Es de señalar que esos resultados fueron similares entre los estudiantes de colegios públicos, privados y concertados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios