Xerez cd | cd tenerife · así se vivió el partido

Homenaje a Manolito: dos a cero

  • El recuerdo de Mesa, Iván Mancilla y Juan Holgado flotó por un gélido Chapín que calentaron 'Currito' y Kome

En una matinal de homenajes en Chapín, el mejor homenaje se lo dio el equipo a la afición, a la que llevó a disfrutar y saborear el liderato de la categoría. Para celebrarlo a bombo y platillo, como recorrió la banda 'Acordes de Jerez' -antigua del Desconsuelo- de Domingo Díaz el tartán del estadio en los prolegómenos y el descanso para animar el cotarro. Es el primer fichaje de invierno de Joaquín Bilbao.

A la hora del ángelus, minuto de silencio en memoria de dos ángeles que subieron al cielo: el bebé Iván Mancilla (una pancarta en Preferencia recordaba que 'El cielo tiene un ángel nuevo, Iván' junto a un lazo negro de luto) y Manolo Mesa, Manolito el del Huerto en el argot cofrade y Manolito dos a cero en el mundillo futbolístico: fuese cual fuese el partido que jugase el Xerez, el pronóstico de Manolito era siempre el mismo: victoria dos a cero. Y ayer, el equipo le dio su particular homenaje: dos a cero.

Y como no hay dos sin tres, hubo otro homenaje, el de Francisco Holgado, el Padre Coraje, a su hijo Juan después de conocerse que el Juzgado decidió archivar el 'caso Holgado'. Corría el minuto 26 cuando Francisco saltó al campo, cual espontáneo, con una pancarta con la leyenda 'Asesinato de Juan Holgado. Investigación, no al archivo' y un ramo de flores. Después de algunos pitos iniciales, en cuanto se leyó la pancarta la grada prorrumpió en aplausos y el Fondo Sur en gritos de 'justicia, justicia'; 'se nota, se siente, Holgado está presente'; y 'es xerecista, Holgado es xerecista'.

Tras parar al Padre Coraje, que incluso se dejó caer en el césped, el propio Francisco Holgado se retiró del terreno de juego después de dar el ramo de flores a Calle, que se lo entregó a Queco tras depositar dos claveles en el centro del campo. Para entonces, en el Fondo Sur habían localizado a la madre de Juan Holgado, a la que también desalojaron del campo.

Y para entonces, el Xerez ya mandaba en el marcador. Brian Sarmiento animó el cotarro, frío y gélido al principio, y Momo se ganó los primeros coros de la mañana con su zurdazo a la escuadra; luego llegaron para 'Currito' y Calle tras el tiralíneas del 2-0, y la primera gran ovación llegó con el cambio del argentino: gritos de 'Currito de Jerez' en el adiós y de bienvenida: ¡Qué bonitos, qué bonitos, son los goles de Antoñito'.

Y también llegó la primera bronca, pitada al Tenerife por no devolver la pelota al lesionarse Carlos Calvo, y explotó contra Kome por dar un balonazo a un recogepelotas. Así acabó un partido con ángel y un precioso homenaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios