Xerez CD

Lucas, feliz: "Mi sueño de niño era jugar en Europa"

  • El brasileño confiesa que se siente "cada vez más adaptado a la ciudad y al equipo" y cree que "la permanencia es posible, el equipo no es malo"

Lucas Teixeira, defensa brasileño del Xerez, lleva ya casi un mes en el club y confiesa que en Jerez y en el Deportivo es "totalmente feliz" porque está viendo realizado su sueño de niño, "jugar en Europa". Además, con unas fuertes creencias religiosas, le da las gracias a Dios por ello y confiesa que "me voy a quedar en Jerez hasta que la voluntad de Dios quiera. Mi estancia aquí depende de Dios y estoy tranquilo en ese sentido. Si tengo que volver a Brasil, volveré y si me tengo que quedar aquí, me quedaré sin ningún tipo de problemas. Mi voluntad es la de quedarme mucho tiempo. Espero que todo se solucione lo más rápido posible. A mí me gustaría que todo este problema de Ricardo y del grupo de Mallorca se aclarase porque si cambia la situación vamos a mejorar en lo deportivo seguro".

Con apenas 20 años, nunca había vivido una situación "como la actual pero también he pasado por situaciones malas y desagradables. Insisto, estoy tranquilo e intento ofrecer lo mejor de mí en el terreno de juego. Yo de lo que pasa fuera no hablo, mi padre es mi representante y es el que se encarga de los otros temas. Yo estoy aquí para jugar y cumplir con lo que me manda el entrenador".

Desde que llegó de la mano de Evede Management, el brasileño es fijo para Higuera -ha disputado tres partidos consecutivos como titular- y él resalta que se encuentra "bien en la ciudad y en el club. Mi padre y yo estamos acomodados en un hotel y, poco a poco, me voy adaptando al equipo, estoy bastante implicado y lo que intento es hacerlo lo mejor posible".

Es optimista por naturaleza y cree que el equipo aún no ha dicho la última palabra esta temporada. "Creo que este equipo no es malo para luchar por la permanencia y, además, tenemos juveniles que nos están ayudando. Tenemos que cumplir con nuestra parte, tenemos que entrenar fuerte y hacer en el campo lo mismo que hacemos en los entrenos. Tenemos una buena plantilla, tenemos que obedecer las órdenes del entrenador, que es un buen míster, sabe lo que hace".

A pesar de su optimismo, las jornadas pasan y el equipo no remonta el vuelo. Advierte que "los partidos se nos están escapando por detalles mínimos que tenemos que solucionar. Haciendo nuestra parte dentro del campo y actuando como bloque se puede lograr. La permanencia es posible incluso sin refuerzos pero hay que cumplir en el campo, no podemos cometer errores".

Tan feliz se encuentra en Jerez, que no le importaría seguir una temporada más en el Xerez, aunque eso lo deja en manos de Dios, que guía su vida. "Eso lo dirá la voluntad del Señor, que para mí lo es todo. Si su voluntad es que me quede aquí lo haré sin importarme la situación".

Por último, explicó sus creencias religiosas, en las que basa su día a día: "Yo rezo todas las noches con mi padre desde hace años y mi venida a Europa fue una señal de Dios muy fuerte para nosotros. Una pastora oró por mí para que encontrara la puerta que estaba buscando y se abrió. Un par de horas después de eso, recibimos un correo electrónico con mi fichaje por el Xerez. Dios me da paz todas las noches antes de dormir y es su voluntad que esté aquí sin importarme la situación, su voluntad me guía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios