Rafael Coca | Presidente del Xerez DFC "Los socios somos los que tenemos que sacar las castañas del fuego"

  • El dirigente azulino repasa la actualidad económica del club y presenta como primera medida el anticipo del carné de las dos próximas temporadas a descontar en el importe de ambos años

Rafael Coca y Tomás Villena, en la sala de prensa de Chapín.

Rafael Coca y Tomás Villena, en la sala de prensa de Chapín. / DIARIO DE JEREZ

El presidente del Xerez DFC, Rafael Coca, ha comparecido en la sala de prensa de Chapín junto al directivo Tomás Villena para presentar la primera medida que ha aprobado la junta directiva para intentar paliar los graves efectos que está provocando la pandemia del coronavirus en las arcas del club, ha desgranado algunas de las cuestiones que se trataron en la pasada asamblea extraordinaria y también ha defendido el trabajo que está realizando la directiva en la búsqueda de nuevos ingresos.

El dirigente azulino ha presentado la campaña ‘Anticipa tu carné de socio. Tu club te necesita tanto como tú a él’. Y consiste en realizar un anticipo del pago de los carnés de las dos próximas temporadas que se descontará del importe de ambos años. Así, si el socio de Tribuna adelanta ahora 100 euros, 80 el de Preferencia y 60 el de Fondo Sur, “se descontaría el primer año 50 euros a los de Tribuna, 40 a los de Preferencia y 30 a los de Fondo Sur y al siguiente año lo mismo. Al mismo tiempo, se llevarían cuatro entradas para partidos oficiales en cada una de las dos temporadas salvo días del club”. La promoción es sólo para categoría de adultos. “Y si alguien decide cambiar de grada en estos años, se le respeta su abono y se le descuenta su parte correspondiente”.

Otras propuestas y bono Spencer

Rafael Coca explicó que “es una de las medidas que la directiva va a adoptar para paliar la situación económica y otros días iremos señalando otras medidas que parten de antiguos directivos y peñistas”. Por ejemplo, apuntó que las peñas quieren implantar una cuota mensual voluntaria de 10, 20 o 30 euros y seguir con las entradas virtuales y los desplazamientos virtuales y buscar patrocinadores que “aunque no sean grandes irán aportando su granito de arena”.

La directiva también ha ideado como propuesta entregar una placa de socio protector por un importe de 150 euros, reservar el derecho de medios días del club “en lo que queda de temporada y en la fase de ascenso” y el bono Thomas Spencer que no es más que un anticipo de 500 euros “a reintegrar en el plazo de cuatro años”. ¿Por qué 500 euros? “Porque entendemos que se puede llegar a una masa con poder adquisitivo. Sería una cantidad mínima de 500 euros, formalizando mediante un contrato de préstamo social por el que el club se obliga a reintegrarlo en el plazo de cuatro años”.

Solicitud de subvenciones

El dirigente también quiso salir al paso de algunas declaraciones que acusan a la entidad de siempre apelar al socio: “El socio es dueño del club. Si esto fuera una sociedad anónima deportiva, pues el dueño de esa sociedad tendría que capitalizar el club. ¿A quiénes se lo vamos a pedir? No podemos pedírselo a otro que no sea al socio. Pero aparte de eso, decirle al socio que esta junta directiva trabaja más de lo que muchos se creen a buscar soluciones a la crisis económica que tenemos. Concretamente hemos solicitado diez subvenciones y no os podéis imaginar el papeleo que conlleva. Eso es un trabajo innegable, arduo, de presentar mucha documentación... Este trabajo hace un trabajo innegable y si algunos lo desconocen que vengan y pregunten”.

De este modo, el club ha solicitado líneas de ayuda a la RFAF para el fútbol sala, material COVID, programa Impulsa 23, balones, cantera y valores y desplazamientos tanto del equipo de fútbol como de futsal a Ceuta, subvenciones que sólo se pueden solicitar si el club está al corriente de pago en sus obligaciones con Hacienda y Seguridad Social.

Además, también se ha puesto en contacto con Diputación para retomar la ayuda que el organismo que preside Irene García ya ofreció en temporadas pasadas y que se tuvo que dedicar a labores sociales en un año tan duro por la pandemia, “cosa que entendimos perfectamente. Es una subvención en la que varios clubes fuimos de la mano y que promovimos nosotros. Va a ser una cantidad más importante que la del año pasado. Es decir, el club no se para, el club sigue trabajando, no sólo pedimos ayuda a los socios”. Todas las ideas son bienvenidas: “Podemos organizar rifas de camisetas, de libros, de lo que sea... Ayer escuché en una cadena una rifa de jamones. ¿Por qué no? Granito a granito se hace granero. Pero que todo el mundo sepa que esta directiva no para de trabajar”.

Rechazo a inversores

Rafael Coca también desveló que “han venido cinco inversores a querer comprar el club y a los cinco les hemos dicho lo mismo. Su filosofía no cuadra con la nuestra. Que si los socios dicen en una asamblea que vamos a apelar a que venga un inversor y se quede con el club pues entonces el primero que se va soy yo, lo tengo claro, no es mi filosofía porque volveríamos a cometer el error que se cometió con nuestro anterior equipo. No creo que sean los valores de este club, así que los que tenemos que sacar las castañas del fuego somos nosotros”.

Retrasos en las nóminas

Se le preguntó si a partir de ahora pueden producirse retrasos en el pago de las nóminas de los jugadores: “Cuando nos reunimos con ellos les dijimos que nos dieran tiempo. Nosotros estábamos acostumbrados a pagar los días 27, antes de que terminara el mes y desde que está la pandemia es imposible. Les hemos pedido tiempo y ellos lo han entendido. Tal como estamos es muy difícil llegar al día 30 y pagar el mes, tenemos que buscar capitalización por donde sea. Ahora mismo están al día”. Tampoco se han planteado una reducción de sueldos: “Lo primero que les dijimos es que los contratos se iban a respetar totalmente, pero que nos dieran tiempo”.

Presupuesto “muy meditado”

Rafael Coca fue tajante cuando se le preguntó si se había pecado de optimista a la hora de realizar el presupuesto teniendo en cuenta la situación de pandemia: “El presupuesto no se está ejecutando porque no se puede ejecutar. Hemos establecido unas medidas y reducido un 20 por ciento en cantera, priorizado gastos, los ERTE... En aquella fecha, en septiembre se decía por la OMS y por Sanidad que no iba a haber segunda ola, que quizá en enero o diciembre iba a haber público, lo dijo el señor Imbroda, que había esa posibilidad. Entonces, hicimos el presupuesto conforme a esos detalles. Pero fue un presupuesto a la baja. En taquillas teníamos presupuestado en la 19/20 75.000 euros, que podríamos haber superado si se hubiera jugado el ‘play-off’ aquí. Los ingresos de taquilla de esta temporada se redujeron a 35.000 euros y creo que se ha habido 3.450 euros. No es que se hiciera alegremente. Los socios querían a Pérez Herrera, que trae su cuerpo técnico al que hay que pagar. Y Pérez Herrera es un entrenador que, como todos, exige una media de jugadores que sean susceptibles de hacer un proyecto en condiciones y se le hizo un contrato de dos años y eso vale dinero. No podemos bajar el presupuesto y coger a chavales de la cantera para el primer equipo y el resto bajos sueldos. El proyecto deportivo se nos hubiera venido abajo porque no pelearíamos por subir sino por no descender. ¿Me puede decir alquilen si estaría de acuerdo en luchar por no descender? ¿Cómo estaríamos? A lo mejor, de los 2.764 socios quizá no hubiéramos llegado ni a la mitad si presento un proyecto de no luchar por el descenso. Si presento un proyecto para luchar por el ascenso lógicamente el socio se apunta más. El presupuesto estuvo muy meditado. No querría estar ahora mismo es una situación de estar luchando por no descender”.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios