Sergio Caro | Youtuber “El pase a la final fue un sueño cumplido para todos”

  • Hablamos con ‘El niño del Ukelele’ de su éxito en la red y paso por el Falla

El Niño del Ukelele a la guitarra en el Gran Teatro Falla de Cádiz El Niño del Ukelele a la guitarra en el Gran Teatro Falla de Cádiz

El Niño del Ukelele a la guitarra en el Gran Teatro Falla de Cádiz

Comentarios 1

Con tan solo 28 años ya puede presumir -siendo sevillano- de pisar las tablas del Gran Teatro Falla en una final de los Carnavales de Cádiz. Pese a no obtener el primer premio del COAC 2019, su chirigota, ‘Los Daddy Cadi’, ha logrado conquistar el corazón de la mayoría del público que en redes sociales mostró su descontento con el fallo del jurado.

Pero Sergio Caro no es solo conocido por su experiencia carnavalera. Desde hace años está acostumbrado a ser noticia o trending topic a base de tuits o vídeos de parodias bajo su propia marca: ‘El Niño del Ukelele’. Y es que este técnico en realización de audiovisuales y espectáculos asegura que sus metas desde chico siempre giraron en torno al mundo del cine, la música y el humor.

- ¿Un sevillano tocando un Ukelele?

La gente creativa siempre busca la vuelta de hoja a todo, para sorprender, innovar, destacar. Me encanta aprender a tocar instrumentos de todo tipo. Todo lo que sé de música lo he aprendido por mi cuenta. Y desde chico me ha gustado investigar probando todo tipos de instrumentos: percusión, de cuerda, pianos... Y el Ukelele creo que siempre ha sido mi favorito. En cuanto al sobre nombre viene porque hace muchos años vi un vídeo de un niño coreano con 3 o 4 años tocándolo y me encantaba. Si pones en Youtube ‘El Niño del Ukelele’ salgo yo y el vídeo ese. Y decidí crearme mis redes sociales con ese seudónimo… Y a partir de ahí empieza a crearse el monstruo. 

"Me encanta aprender a tocar instrumentos de todo tipo. Todo lo que sé de música lo he aprendido por mi cuenta"

- ¿Mote o marca personal?  

Yo lo veo más como marca, como un personaje que hace cosas que cualquiera que lo conoce lo identifica con él. Con un estilo reconocible para los que lo siguen. Pero hay gente que ya me llama ‘Ukelele’ como mote. No me molesta. Aunque ‘El Niño del Ukelele’ no tiene nada que ver con Sergio Caro. ‘El Niño’ es muy extrovertido y siempre tiene ganas de hacer cosas, de grabar, escribir, pero Sergio es muy flojo y tímido (risas).

- ¿Cuándo comenzó a subir vídeos a Youtube?

Acabé Imagen y Sonido. Me compré una cámara buena, con ahorros que tenía de tocar con mi grupito de flamenco, mientras ya estaba metido en el mundo del carnaval. Y sumando que ya dedicaba mucho tiempo a crear humor, escribir cosas para la chirigota y que había estudiado tema de cámaras edición y eso, lo acabé mezclando todo. Los vídeos los grabo siempre 30 veces porque me equivoco mucho. Además, me pongo la letra de las canciones delante, de ahí también el uso de las gafas para que no se me vea leyendo, y ni aun así (risas).

- ¿Hay límites en el humor?

Por supuesto, el problema no es que haya o no haya, es saber dónde están.

- ¿Cuál ha sido el tuit con el que más repercusión ha tenido?

Quizás uno que hice este año en carnavales usando una imagen de la comparsa de Martínez Ares. Con más de 795 retuits y 1.200 ‘Me gusta’. También las publicaciones de vídeos de parodias de la Feria de Sevilla.

- ¿Y el vídeo de Youtube?

En número los ‘Villancicos de Vox’. Pero cualquier parodia que tengo de Sevilla está en el top: Feria, Primark, Villancicos Sevillanos...

- ¿Escucha una canción y se le ocurre la parodia o se le ocurre una parodia y busca la canción adecuada?

Depende, eso no es nada matemático, hay mil combinaciones de como surgen las ideas. Tardo más buscando la idea y creándola en mi cabeza. A lo mejor varios días dándole vueltas al coco, inventando. Cuando ya lo tengo clarísimo lo paso al papel, y a rellenar. Y editar edito bastante rápido. Lo normal es un vídeo a la semana, aunque hay veces que subo varios y otras ninguno. No me gusta forzar las cosas. El humor forzado no funciona, viene, surge. La calidad no se puede obligar.

- ¿Con qué momento se queda de todo lo vivido con los ‘Daddy Cadi’?

Con las plazas de Cádiz a rebosar después del concurso viéndonos cantar. El pase a la final fue un sueño cumplido para todos. Lo que soñábamos de chicos, pero cuando después vivimos eso en la calle lo superó con creces. La gente cantando tus letras, los niños flipando por hacerse una foto contigo. Lo mejor sin duda. La respuesta de la gente es el mejor premio.

"La respuesta de la gente es el mejor premio que nos hemos podido llevar de nuestro paso por los Carnavales de Cádiz"

- ¿Qué cree que llegará antes (si llega), el Real Betis ganando una UEFA o una Chirigota de Sevilla ganando en el Falla?

(Risas) Yo creo que viendo el plan… Una chirigota de Sevilla ganando el Falla, y no por el tema Betis. Creo que ya ese tema está quedándose en pura historia. Creo que el carnaval y los gaditanos están completamente de acuerdo, sin problemas, con que eso pase si alguna lo merece.

- Para gran parte del público fuisteis los ganadores…

Sí, puede ser, pero al fin y al cabo el COAC es un concurso. De puntos, de sumar, de hacer las cosas de una manera u otra y Manolito Santander es el mejor chirigotero de la historia para mí, y si ha ganado es porque lo merecía.

- Hay quien critica al sevillano que piropea a Cádiz en el Falla.

No tanto, pero es verdad que ya los piropos hay que currárselos. Una letra original y bien escrita gusta o incluso levanta el teatro seas de donde seas.

- ¿Qué tiene Cádiz que tanto enamora al sevillano? Y ¿Qué tiene Sevilla que a veces no enamora tanto al gaditano?

Cádiz es preciosa, igual que lo es Sevilla, París, Rusia. Ciudades con encanto, con historia, con gente especial enamoran a cualquiera. No creo que Sevilla no enamore al gaditano. Al que le gusta el carnaval se acaba enamorando de Cádiz, y al que le gusta la Semana Santa se enamora de Sevilla seguro, sean de donde sean.

- ¿Dónde se ve dentro de cinco años?

Viviendo del humor, de guionista, espectáculos, en TV, cine, donde sea; pero currando y viviendo de mi sueño. Si no lo consigo habré fracasado, pero no me rendiré nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios