Rescate de Julen en Totalán

Objetivo: Rescate antes del lunes

  • La previsión del equipo de búsqueda de Julen era comenzar en la noche del viernes o la madrugada del sábado a perforar uno de los túneles verticales tras una jornada con varios contratiempos

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen / Javier Albiñana

Comentarios 1

En circunstancias normales, los túneles paralelos al pozo en el que se encuentran Julen estarían perforados en quince horas. En doce, si las condiciones fuesen muy favorables. A este plazo habría que sumar entre quince y dieciocho horas, que es el tiempo estimado para que los mineros de la Brigada de Salvamento de Hunosa (Asturias) hagan de forma manual una galería que comunique éstos con el tapón de arena que impide localizar al pequeño de dos años y medio que desde el domingo se encuentra atrapado en el pozo de Totalán.

Sin embargo, la orografía, los complicados accesos por donde debe transitar la maquinaria y la falta de un estudio geotécnico –que llevaría meses elaborarlo– están retrasando el operativo de rescate. Complicaciones que el equipo técnico asesor está resolviendo según las va encontrando y a un ritmo frenético. No hay descanso para montar esta obra titánica con la única misión de salvar a Julen.

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen / Javier Albiñana

Las últimas dificultades las encontraron este viernes tras detectar un macizo rocoso con afloramiento de pizarras muy duras, como explicó el delegado en Málaga del Colegio de Ingenieros de Caminos, Ángel García. “La geología y la estratigrafía del terreno es complicada. Esto está ralentizando los trabajos. Se están empleando otras técnicas que no son tan rápidas y esperamos que sea sólo sea una veta con mayor espesor”, explicaba por la mañana el portavoz del comité asesor.

Estos trabajos previos, que en ese momento iban por la cota menos 19 –durante la tarde se llegó a los -22– se realizan para rebajar la montaña de forma que quede una plataforma donde pueda trabajar la maquinaria pesada que pueda construir los túneles. Al principio estaba prevista de menos 30 metros pero finalmente se quedará en menos 25. “Hemos subido cinco metros porque tenemos una perforadora que tiene mayor distancia, mayor longitud para hacer la perforación vertical”, aclaró García. Por la tarde volvieron a entrar maquinas con más potencia.

El otro retraso que tuvo que vivir ayer el equipo operativo fue precisamente por el camión que transportaba la perforadora. La reclamaron de unas obras que estaban haciendo en la M-40 en Madrid porque tiene entre otras ventajas el poder estar funcionando las 24 horas. Las 75 toneladas que pesa y los 70 metros de longitud encontraron un freno en la primera de las cuestas de la carretera que sube hasta Totalán. Finalmente consiguieron llevarla hasta el Dolmen del Cerro de la Corona donde se encuentra el pozo.

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen / Javier Albiñana

La otra perforadora para hacer los túneles verticales tuvo que ser remolcada por un tractor. Precisamente, los accesos eran una de las dificultades que García citaba ayer. Para solventarlas, han construido también en tiempo récord una carretera de 20 metros en un camino rural al que sólo le falta el asfalto.

Las tres vías abiertas inicialmente continúan en el plan de trabajo. Si bien, ahora se está trabajando en los túneles laterales se mantiene el horizontal de entre 50 y 60 metros por el que apostaron inicialmente. “Seguimos con el método de la perforación horizontal que es más lento pero para tenerlo todo preparado en caso de que sea necesario. No ha empezado porque necesita de unos trabajos auxiliares que también había que preparar”, apuntó al tiempo que informó que una vez estén construidas las galerías verticales, volverán a succionar la tierra del tapón en el pozo donde se encuentra Julen.

“La prioridad son todas. Unos trabajos avanzan más rápidos que otros. Pero el plan lo hemos diseñado para que unos equipos no se dificulten con otros. Lo que pasa que con la excavación y perforación vertical avanzamos más”, expuso. Los pozos laterales, se harán dos por si uno falla, no se ejecutarán de forma paralela. Tendrán cincuenta metros de longitud a los que hay que sumar el rebaje del terreno que se ha hecho para llegar al tapón de tierra que se encuentra a 73 metros.

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen

Imágenes de los trabajos para el rescate de Julen / Javier Albiñana

A partir de aquí trabajarán los mineros asturianos. Tendrán que bajar por un tubo de 50 metros y excavar otro de cuatro metros de forma manual. Lo harán en equipos de dos personas, agachados y no podrán estar más de media hora dentro. Tendrán que apuntalar el techo con maderas. Además de traer sus equipos estos días han estado fabricando herramientas específicas para el terreno. También llevan desde el martes que llegaron a Málaga en un avión fletado por el Ministerio de Defensa, haciendo prácticas para la operación de rescate. “Harán el orificio o galería a mano con el medio que estimen adecuado para no poner en peligro la integridad de Julen”, resaltó.

Sobre las dimensiones del operativo, integrado ya por más de 300 personas, García volvió a hacer referencia a la labor que están realizando. A pesar de los turnos establecidos, hay quienes sólo salen del tajo para comer o descansar un rato. “En este espacio de trabajo, que no es muy amplio hay un dispositivo de doce máquinas de las de mayor potencia del mercado. Más máquinas no caben, estorbarían. Está dimensionado para que trabajen las necesarias para la urgencia que tienen estos trabajos. Hay muchas de la provincia y otras tanto esperando por si hacen faltan”, recordó sin entrar a valorar el coste que puedan tener. “Ese no es el problema”, apostilló.

Si no aparecen complicaciones, se podría acceder hasta él en 30 horas

García insistió en la dificultad de trabajar “en un terreno desconocido en el que previamente ha sido imposible averiguar qué geología o estratología de terreno que es lo que se hubiese hecho en cualquier obra de esta naturaleza”. “Estamos trabajando a escala uno uno, es decir, mientras que estamos trabajando vamos descubriendo el terreno. Una obra civil de este tipo hubiese tardado meses por su envergadura”, añadió.

También hizo mención al geolocalizador de la empresa sueca SPT que ha encontrado el punto donde se encuentra la tierra que tapona el espacio por dónde debería de salir Julen. Según dijo, estás en el punto situado en la costa menos 73 de pozo y han descubierto que existe un desplazamiento de 0,61 centímetro. Una desviación entre la cota de entrada y la del fondo que según señaló, “es normal en todos los pozos” Lo que no pudo confirmar es que el georadar de la empresa que localizó a los mineros de Chile en 2010 haya localizado una bolsa de aire de 15 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios