fútbol liga santander

Una prueba de fuego para Valverde

  • El técnico del Barcelona, con 11 puntos por encima de su gran rival, debe demostrar en el duelo del sábado que sabe cómo ganar al Real Madrid

  • La Supercopa no lo dejó en buen lugar

Ernesto Valverde, durante una conferencia de prensa.

Ernesto Valverde, durante una conferencia de prensa. / enric foncubierta / efe

Todo le va bien a Ernesto Valverde, el técnico del Barcelona, pero ahora se enfrenta a una prueba de fuego: demostrar que sabe cómo ganarle al Real Madrid de Zinedine Zidane.

El equipo azulgrana llegará al clásico del sábado en el Santiago Bernabéu con 11 puntos de ventaja sobre los blancos, aunque éstos con un partido menos, y con la oportunidad de dejar a su gran enemigo tumbado en la lona y en KO técnico. Parece el momento propicio de poner en duda la hegemonía que el Madrid insinuó con su exitosa última campaña.

Pero para ello el conjunto azulgrana deberá mostrar muchas más cosas de lo que enseñó en el precedente más próximo, la Supercopa de España, que el Real Madrid resolvió por un contundente resultado global de 5-1.

Entonces, Valverde resultó señalado. En el primer partido, tuvo una posesión inane y el Real Madrid aplicó el arma de la velocidad para ganar 3-1 en el Camp Nou. Y eso que los blancos terminaron con diez jugadores por la expulsión de Cristiano Ronaldo.

Peor todavía fue lo que sucedió en la vuelta. Valverde propuso un esquema de tres centrales y los blancos les pasaron por encima. El triunfo madridista por 2-0 fue más pequeño de lo que sugirieron las sensaciones.

Pasó el tiempo y aquel Real Madrid que parecía un vendaval luego no lo fue tanto. Y, al contrario, aquel Barcelona que mostraba indefinición se transformó en algo muy concreto. "Lo que importa es el estilo, más que el esquema: tenemos que ser capaces de mantener esa forma de jugar, más allá de que juguemos con tres, cuatro o cinco defensas", avisó Valverde una vez comenzó la temporada. Y su teoría la llevó al campo.

Durante todo este tiempo, el entrenador azulgrana demostró flexibilidad en sus planteamientos y usó diferentes dibujos para su equipo. Unas veces con cuatro medios, otras ocasiones con tres centrales, también con un tridente en ataque...

¿Y el estilo? Pues es el estilo Valverde, que no necesariamente va unido al estilo Barça, aquel del fútbol de toque y la paciencia con el balón. Durante toda la temporada se llegó al consenso de que este Barcelona no enamora de momento con su juego, pero sí se trata de un equipo rocoso y concreto: define como nadie y su sistema defensivo, basado en la presión en campo contrario, es muy dañino para los contrarios. Así lo atestiguan las cifras de 42 goles a favor y apenas siete en contra en la Liga.

Ahora, con el mejor plantel que Valverde haya entrenado jamás, le llega la ocasión de mejorar una pobre estadística personal ante el Real Madrid. En los 22 partidos que disputó como entrenador ante los blancos sumó cinco victorias, dos empates y 15 derrotas.

No gana al Real Madrid desde la temporada 14-15 y sólo consiguió una victoria ante los blancos en los últimos 14 partidos. Sus equipos recibieron 48 goles y marcaron 24.

"Llegamos contentos. Lo mejor a la hora de llegar a un partido de este nivel es ganando y con confianza. Ha pasado mucho desde que jugamos contra ellos en la Supercopa", insistió Valverde en los días previos al encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios