CD Guadalcacín-UD Tomares | Crónica Un punto y seguido (0-0)

  • Tercer empate seguido del Guada, que tutea al segundo clasificado aunque no logra traducir su mejoría en goles

Juanjo busca el primer palo en una jugada a balón parado del Tomares. Juanjo busca el primer palo en una jugada a balón parado del Tomares.

Juanjo busca el primer palo en una jugada a balón parado del Tomares. / Miguel Ángel González

El Guadalcacín firmó tablas ante el segundo clasificado, con lo que suma su tercer empate consecutivo -segundo seguido sin goles- y encadena diez jornadas sin conocer la victoria aunque la igualada apunta a ser un punto y seguido en la mejoría del equipo, que ganó consistencia y tuteó a un Tomares que está peleando por el ascenso aunque le sigue faltando algo de fluidez en ataque para crear ocasiones con mayor continuidad aunque este mediodía sí que tuvo oportunidades para quedarse con los tres puntos. Con el empate, el Guada se coloca a tres puntos del descenso.

En un choque intenso, hubo mucha batalla en el centro y no demasiadas ocasiones aunque algunas sí claras: para el Tomares la mejor fue un zurdazo de Álvaro desde la frontal que se estrelló en el al poste en la primera mitad y para el Guada, un remate claro de Sergio Iglesias en el segundo palo que se fue alto en la segunda parte.

Diego Galiano, entrenador del Guada, apostó por los mismos que en El Viso con la entrada de Sergio Iglesias, entonces sancionado, por Dani Mije. Liru ocupó la banda derecha en la línea de tres con Copero en el centro y Juanjo en la izquierda por detrás de Marín, que repitió como delantero, y por delante del doble pivote con Joao y Fernando. Atrás, los habituales en defensa, con José Roldán y Javi Navarro en el centro y Gómez y Benítez en los laterales.

Y tuvo que emplearse a fondo el Guadalcacín en defensa para contrarrestar a un buen Tomares, que trató de rasear el balón evitando el pelotazo, con combinaciones rápidas por banda o diagonales tratando de sorprender en velocidad. Atentos, los azules respondían buscando a Marín, que desahogaba de espaldas esperando la incorporación de segunda línea.

Joao, muy activo en la primera mitad -el equipo lo echa de menos cuando no entra en contacto con el balón-, lo intentó al filo del cuarto de hora tras un robo de balón y una pared con Marín, pero su derechazo al pisar el área salió demasiado cruzado. Luego probó Sergio Iglesias en una buena combinación de los azules, que llevaron el balón desde la banda izquierda hasta el segundo palo, donde Liru enganchó una volea que se fue alta.

El Tomares merodeó las inmediaciones del área local pero sin inquietar a Marcos Valle hasta que en un acoso embarullado, el balón salió despejado a la frontal, donde Álvaro conectó un zurdazo que tras tocar ligeramente en un jugador local se estrelló en el poste y el balón quedó a placer en el área para Raúl, que lo mandó a las nubes. 

Javi Navarro, con un aparatoso vendaje tras chocar de cabeza con Guille, que tuvo que ser sustituido. Javi Navarro, con un aparatoso vendaje tras chocar de cabeza con Guille, que tuvo que ser sustituido.

Javi Navarro, con un aparatoso vendaje tras chocar de cabeza con Guille, que tuvo que ser sustituido. / Miguel Ángel González

Los sevillanos pasaron a estar más cómodos en el campo en el tramo final de la primera mitad aunque sin concretar sus aproximaciones mientras el Guada tenía problemas para llegar a campo contrario con el balón controlado, y el primer acto acabó con un choque de cabezas entre Javi Navarro, que jugó la segunda mitad con un aparatoso vendaje, y Guille, que tuvo que ser sustituido.

Se mantuvo el guion en la reanudación, con los dos equipos tratando de buscar la portería rival aunque sin conseguir crear mucho peligro, como un par de saques de esquina seguidos del Tomares, una internada por la izquierda de Joao que acabó con un mal centro o un control en el punto de penalti de Salvi al que Javi Navarro arrebató el balón con enorme suficiencia.

Galiano movió el banquillo y cambió el dibujo, jugando con tres arriba tras meter a Dani Mije y Joao y adelantando a Sergio Iglesias y quedando el centro del campo para Fernando, Juanjo y Copero, que cogió las riendas del equipo. La velocidad y movilidad de Mije creó problemas al Tomares, como cuando una diagonal y tuya mía con Copero acabó habilitando la entrada por la derecha de Sergio Iglesias, que llegó forzado al balón y su centro desde la línea de fondo lo atrapó Isaac en el primer palo.

Copero, tratando de arrebatar el balón a un rival. Copero, tratando de arrebatar el balón a un rival.

Copero, tratando de arrebatar el balón a un rival. / Miguel Ángel González

Además, la envergadura de Jhon permitió al Guada desahogar atrás con pelotazos al ariete, que las ganaba casi todas por arriba. En una de estas, peinó el balón para la carrera de Dani Mije pero un defensa amarillo despejó cuando el atacante azul iba a fusilar desde la frontal.

Eran los mejores momentos del Guada, que buscó el gol con un zurdazo de Benítez desde fuera del área y que iba a tener su mejor ocasión en una buena combinación que arrancó en un robo de balón de Copero, apertura a la izquierda donde Benítez habilitó la carrera de Dani Mije y su centro al segundo palo encontró a Sergio Iglesias en posición franca, entrando desde atrás, pero el remate de Liru salió desviado por poco.

El Tomares, sin renunciar al ataque, parecía entonces más preocupado de no encajar y el Guada tuvo otra antes del final en otra prolongación de Jhon para Dani Mije pero de nuevo un amarillo metió el pie lo justo para despejar el balón antes de que el atacante local encarase a Isaac. De ahí al final, intensidad máxima por cada balón, algún que otro choque entre jugadores y reparto de puntos al final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios