Deportes

Londres no fue flor de un día

  • La selección femenina alcanza por vez primera una final mundialista y luchará por el oro con Australia España perdía por tres goles (9-12)

La selección femenina de waterpolo, entrenada por Miki Oca, volvió a hacer historia al clasificarse para la final de los Mundiales de natación de Barcelona, después de derrotar a Hungría por 13-12. El viernes se jugará la gloria del oro ante Australia.

Una gran reacción entre el tercer y el cuarto período demostró el carácter del combinado español. Las pupilas de Oca dejaron a cero a su rival en los últimos 10 minutos, tiempo en el que lograron darle la vuelta al marcador y pasar de perder 9-12 a imponerse con gran solvencia (13-12).

Es el triunfo de la calidad y de la fe en las posibilidades. Un equipo desconocido hasta hace poco, que llegó el pasado verano por sorpresa a la final de los Juegos Olímpicos de Londres. Un año después, España conoce a las guerreras, que ayer volvieron a demostrar el por qué de su apelativo. Enseñaron de lo que son capaces y se desenvolvieron bien hasta en la peor de las situaciones.

Anna Espar, ausente durante muchos partidos, fue la máxima goleadora con 4 tantos. Destacó también la labor de la portera Laura Ester, pilar del conjunto, cimentado en una espectacular defensa de ayudas ante la que nada pudo hacer Hungría.

El partido fue trepidante. 5-5 al término del primer cuarto, 9-9 al final del segundo. En el tercero, cuando las fuerzas comenzaron a flaquear, las húngaras se adelantaron 9-12. Maica García anotó el 10-12, pero las de Oca fallaron un penalti.

Cuando a 32 segundos para el final del tercer cuarto Espar anotó el 11-12, España ya sabía de lo que era capaz. En el cuarto final la presión era máxima. Sin embargo, las subcampeonas olímpicas demostraron ese carácter reservado sólo a las fuera de serie.

Apareció Laura Ester con sus paradas y, sobre todo, Laura López, que empató el partido a 4.26 para el final y anotó el 13-12 definitivo a 3.14.

A 22 segundos del final, Tarragó pudo cerrar el partido, aunque la emoción duró hasta el último segundo. Las húngaras tuvieron la última oportunidad con España jugando con dos menos. Pero Laura Ester aguó sus esperanzas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios