Fútbol

Recital azulgrana (8-0)

  • El Barcelona castiga duramente al Santos para coronarse en el Gamper con una imagen brillante

El nuevo Barcelona de Neymar y el Tata Martino se presentó ante su público con un atracón de fútbol y goles (8-0) ante el Santos brasileño, un rival que causó una pobrísima impresión y que fue atropellado de principio a fin por el vendaval de juego azulgrana.

Messi corrió a presionar al meta del Santos Aranha en la primera jugada del partido. Toda una declaración de intenciones de lo que sería el Barça de Martino, que se ha marcado como uno de sus objetivos prioritarios que el equipo vuelva a morder arriba y presionar al rival en la salida del balón como si no existiera el mañana.

El Tata alineó de salida a los habituales, al once que está llamado a ser titular, menos Neymar y el central que aun está por venir. Y sus jugadores, quizá hipermotivados por el debut del Tata en el banquillo, complacieron a su nuevo jefe desde el primer minuto de juego.

Presionaron arriba, recuperaron el balón rápido y lo movieron a la velocidad de la luz para destrozar al Santos en sólo media hora: Messi abrió la cuenta en una de esas jugadas que se aprenden en las calles de Rosario, Leo hizo el segundo en propia puerta poco después, Alexis anotó el tercero tras rematar de forma sutil una asistencia del propio Messi, y Pedro marcó el cuarto a placer tras culminar una jugada al primer toque entre Alexis Y Jordi Alba.

El Santos fue el convidado de piedra ideal para un Barcelona hiperactivo que ofreció destellos de gran juego, sobre todo en las botas de Messi -siempre Messi- y de un gran Alexis.

El chileno participó en cuatro de los ocho goles y se asoció a las mil maravillas con la Pulga y Pedro, primero y Cesc, después, en la punta de ataque, reinvidicándose, un partido más, como un jugador con un claro rendimiento ascendente.

El esperado debut de Neymar en el Camp Nou se produjo al inicio de la reanudación, pero apenas coincidió un cuarto de hora con Messi, el siguiente en ser relevado por el joven Dongou.

Unos minutos antes, Cesc ya había hecho el quinto al recibir otra asistencia de Alexis, y el Santos disfrutaba de su primer disparo a puerta de todo el partido: un tiro cruzado de Montillo que Pinto desvió a córner.

Neymar regaló el sexto a Cesc, envió un disparo al larguero y ofreció alguna pincelada de su habilidad con el balón en los pies, desbordando a su par en la banda izquierda, pero el público se quedó con ganas de más.

El Santos intentó lograr el gol del honor, pero no sólo no lo logró sino que se llevó dos tantos más: un obús de Adriano desde fuera del área y otro de oportunismo que marcó Dongou.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios