Deportes

Un encuentro de máximo riesgo

  • Obligados El Deportivo no puede perdonar más en Chapín frente a un cuadro canario que le cedió el farolillo rojo la pasada semana Continuidad Casuco sólo realizará un cambio esta vez, Yordi por Antoñito.

JEREZ.. El encuentro de esta tarde ante Las Palmas, después de siete partidos consecutivos sin ganar (Copa del Rey al margen), se ha convertido en una auténtica final para el Xerez. Algunos de los enfrentamientos anteriores -Poli Ejido, Éibar, Castellón o Córdoba- se calificaron de vitales, pero ahora no hay margen para otra definición porque el equipo es colista, está con la soga al cuello y a un paso de perder la fe en sus posibilidades.

La situación de los azulinos obliga a una reacción inmediata y la plantilla ayudas externas va a tener, seguro. El presidente se ha ‘rascado’ el bolsillo y ha ofrecido a los jugadores una suculenta prima por la salvación -600.000 euros- y la afición, aunque está enfadada y de uñas, volverá a estar una jornada más junto al equipo. Su gran amor a los colores volverá a pesar más que el resentimiento con un plantel que no está respondiendo a ninguna de las expectativas previstas.

Su postura a estas alturas se antoja de lo más inteligente, como debe ser la reacción de unos futbolistas que deben dar el cien por cien ante su rival más directo a estas alturas de la Liga.

Casuco y algunos de sus futbolistas insisten en la reacción y en la mejoría experimentada por el equipo pero la realidad, plasmada en forma de resultados dice otra, así que ya saben que sólo les vale una victoria para que su teoría no caiga en saco roto. Atrás deben quedar las concesiones defensivas y también deben olvidarse de remontadas apelando a la épica como ante el Éibar porque eso suele pasar una vez en la temporada.

El Deportivo se la juega y desde el primer minuto debe demostrar que quiere ganar la primera gran batalla de su guerra particular, que esta temporada queda muy lejos de aquellas otras que se libraban en años anteriores por un ascenso a Primera que nunca se logró pero que al menos tenían apartados a los espíritus malignos de la Segunda B de un estadio, una ciudad y una afición que no merece n tal castigo.

El preparador azulino parece haber encontrado su once más o menos tipo y por primera vez desde que llegó va a apostar prácticamente por el mismo equipo de la pasada jornada en Santo Domingo, con el único cambio de Yordi, que vuelve tras cumplir su sanción, en lugar del sevillano Antoñito, que volverá al banquillo. De este modo, el entrenador lorquino volverá a apostar por los dos arietes de salidas.

Con muy pocos efectivos disponibles -Francis y Ramón están lesionados y Aarón, Miki Roqué y Benjamín no cuentan-, se ha quedado fuera de la lista el central valenciano Héctor Verdés.

En resumen, el Xerez necesita de forma imperiosa un triunfo para frenar su caída al vacío porque, de lo contrario, además de seguir hundido en la clasificación, se vería afectado con la carga de no sentirse capaz de ganar a nadie. Y eso sí que sería peligroso.

Las Palmas, por su parte, llegará a Chapín con la moral a tope tras superar al Elche, con las estadísticas a su favor en terreno jerezano -no ha perdido en ninguna de sus diez visitas anteriores- y con un once con una duda.

Juan Manuel Rodríguez, que ayer optó por suspender el entrenamiento que su equipo tenía previsto en el Anexo de Chapín por la lluvia y trabajó en Tribuna, no tiene decidido si apostará en la derecha por Adrián o Francis Suárez.

Salvo el centrocampista Nauzet Alemán, que no ha podido viajar porque tiene un partido de sanción por acumulación de amonestaciones, no hay bajas en la Unión Deportiva, que recupera a Miguel Cobas, una vez cumplido su castigo. Por otro lado, no puede contar con los argentinos Teté González y Vasco Azconzábal, fichados esta semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios