Liga BBVA

"Somos los mejores"

  • El Real Madrid celebra su título 32 de Liga entre un clamor blanco y autoexigiéndose el reto de la décima Copa de Europa

El madridismo se dio ayer un baño de multitudes para celebrar el trigésimo segundo título de Liga en una fiesta que reunió a miles de hinchas y que tuvo su punto culminante cuando Iker Casillas colocó la bufanda del equipo a la diosa Cibeles. “Somos los mejores, nos lo merecemos”, cantaron jugadores, técnicos e hinchas. También aparecieron múltiples alusiones al Barcelona, el rey destronado.

Era el momento que llevaba esperando la hinchada del Real Madrid desde hace años. El Barcelona firmó una época hegemónica con tres títulos de Liga consecutivos, una trayectoria que se quebró el miércoles, cuando el conjunto blanco conquistó el título a ritmo de goles y victorias.

Hubo que esperar 20 horas para que los jugadores celebraran la conquista con sus aficionados, que llenaron de blanco los aledaños de la Plaza de Cibeles, el lugar de celebración de los éxitos del equipo.

Un autobús descapotable recorrió durante una hora el trayecto desde el estadio Santiago Bernabéu hasta la fuente de la diosa. En él iban los integrantes del primer equipo y también del filial. “Gracias madridistas”, fue el lema que se pudo leer en el autobús. El Real Madrid quiso que el hincha fuera la gran referencia de la fiesta.

Las escenas de júbilo se repitieron durante el viaje y es fácil saber quiénes fueron los jugadores más aclamados: Casillas, el gran ídolo de la hinchada, Cristiano Ronaldo, su estrella mundial, y José Mourinho, su carismático entrenador.

Las cámaras de Real Madrid TV acompañaron a los jugadores y mostraron varios testimonios. “Todo es por esta gente. Ha sido una Liga sufrida y difícil. Nuestra gente es lo mejor del mundo”, afirmó Casillas.

El capitán del Real Madrid fue el jugador que más gestos cariñosos tuvo con la hinchada. Dedicó muchos minutos a señalar a los aficionados, dándoles las gracias por su apoyo incondicional.

El gesto más repetido del arquero blanco quiso decir: “El próximo año estaremos aquí para celebrar la décima Copa de Europa”. Conseguida la Liga, la Liga de Campeones ha pasado a ser el reto prioritario de los blancos para la próxima temporada.

Cristiano Ronaldo también agradeció a la hinchada su aliento. “Somos los mejores, merecimos esta Liga”, afirmó. Los jugadores llevaron una camiseta con el número 32 en alusión a los títulos ligueros conquistados, una cifra que no admite comparación en España.

Uno de los futbolistas más emocionados fue Granero. Hincha del Real Madrid desde pequeño, acudió muchas veces a La Cibeles como aficionado. Ahora le tocó disfrutarlo con un papel de protagonista principal, pues el fútbol ofrece este tipo de historias.

Como los tiempos han cambiado y nada se deja a expensas de la improvisación, el acceso a la fuente contó con una pasarela. En otros tiempos, no tan lejanos, el capitán del equipo escalaba la estatua hasta llegar a la cima. Ahora ya todo es más cómodo y moderno.

Casillas pudo saborear por primera vez en su carrera la sensación de ponerle la bufanda a La Cibeles. En la última Liga ganada por los blancos, ese honor le correspondió a Raúl.

La fiesta terminó con los futbolistas saltándose el protocolo y acercándose a los hinchas para recibir la aclamación popular. El madridismo volvió a sentir lo que es celebrar un título importante con su gente, una sensación que parecía olvidada.

“¡Volveremos!”, gritó Casillas. Ése es el reto del Real Madrid: acostumbrarse a festejar con su gente cada año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios