Fútbol sala l Campeonato del Mundo

Un segundo eterno que acerca a la gloria

  • Un autogol de Foglia en el último suspiro clasifica a España

Un autogol de Adriano Foglia en la última décima de la prórroga, tras rebotarle involuntariamente en la pierna un balón que España había estrellado en el palo, le permitió a la selección española vencer por 3-2 a Italia y clasificarse a su cuarta final consecutiva de un Mundial de fútbol sala.

Tal y como se esperaba, la reedición de la última final del Mundial de 2004 fue muy igualada y emocionante, y, tras el tercer gol español, el partido estuvo 15 minutos parado ante las reclamaciones italianas de que había sido fuera de tiempo.

Tras marcharse de la pista para analizar la jugada, los árbitros regresaron transcurrido un cuarto de hora para dar por bueno el autogol ante la indignación de toda la delegación italiana y para pitar otro último segundo del partido.

Los vigentes campeones del mundo y de Europa se adelantaron en el marcador justo antes de cumplirse los cinco minutos, cuando Daniel aprovechó una pelota que luchó Fernandao entre dos rivales en la banda izquierda del ataque español. La pelota cayó a los pies de Daniel, quien, sin pensarlo, se giró y fusiló de primeras a Feller dentro del área.

En la segunda mitad, el partido siguió igual. Italia lo intentaba una y otra vez ante una España muy bien plantada atrás y que apenas dejaba espacios a la «azurra».

La ventaja española en el marcador terminó a los siete minutos de la reanudación, cuando Foglia cogió el balón en la banda izquierda, superó en carrera a dos rivales y, tras superar la salida de Luis Amado, lo mandó al fondo de la red.

La igualdad en la pista se reflejó en el marcador, que llegó a los cuarenta minutos de partido con empate a uno y con una España que tuvo que aguantar los últimos minutos los ataques italianos con cinco faltas cometidas.

Sin embargo, en la última jugada de partido, Kike avanzó por la derecha y terminó estrellando un balón en el poste derecho de la portería de Feller. Foglia, que venía desde atrás en carrera, vio como involuntariamente el balón le tocaba en su pierna y terminaba al fondo de la red, ya con el tiempo cumplido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios