Economía

Abengoa urge a la Junta a que formalice su participación en el rescate de la compañía

Sede de Abengoa en Palmas Altas Sede de Abengoa en Palmas Altas

Sede de Abengoa en Palmas Altas

El rescate de Abengoa aún pende de que la Junta de Andalucía formalice su participación. Ése es el mensaje que ha lanzado este lunes la multinacional sevillana que preside Gonzalo Urquijo, que urge así al Gobierno autonómico a hacer efectivo su aportación de 20 millones de euros para poder cerrar la operación. Abengoa, en un comunicado público –y no en una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)–, no duda en calificar de "esencial" que se concrete la ayuda del Ejecutivo andaluz.

La comunicación pública hecha por la la compañía fundada en 1941 por los ingenieros Javier Benjumea Puigcerver y José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, junto con tres amigos y otros familiares, sostiene que el proceso de refinanciación que intenta poner en marcha desde el pasado 19 de mayo para salir de la situación de desequilibrio patrimonial en la que se encuentra sigue completando requisitos y en estos momentos la sociedad Abengoa Abenewco 1, SAU está ultimando el cumplimiento de las últimas condiciones y la documentación de la misma.

Sin embargo, la multinacional andaluza pone de relieve que "de las diferentes condiciones pendientes, resalta, por su carácter esencial para el cierre de la misma, el compromiso formal de participación de la Junta de Andalucía con la aportación de los 20.000.000 euros previsto en la operación".

Además de meter presión a la Junta para que haga efectiva su participación en la operación de rescate de la compañía, que en la práctica es una reestructuración de la sociedad Abengoa Abenewco 1, S.A.U. (Abenewco 1), que es la sociedad cabecera de todos los negocios, incluye también la firma de un préstamo a cinco años por importe de hasta 230 millones de euros, para el que se ha solicitado la garantía del ICO al amparo de lo  previsto en el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes y extraordinarias contra el impacto social y económico el Covid-19. Además de esa inyección económica que Abengoa denomina Nueva Liquidez, el Gobierno le otorgó también una línea de avales revolving a cinco años por importe de hasta 126,4 millones de euros, ampliable hasta 300 millones de euros. Ésta es posible gracias a las garantías del Estado que, a través del Cesce, asegura 180 millones de euros de los 300 disponibles. Esto es, una cobertura del 60% del total.

La operación necesita también de una reestructuración societaria, en la Abenewco 1 pasa a ser la sociedad matriz del grupo, mientras la histórica Abengoa S.A. se convertirá en accionista minoritaria de la anterior, al detener un 3,52% del capital previo a la dilución de Abenewco 1.

Esa dilución ha provocado la reacción de un numeroso grupo de accionistas, agrupados en Abengoashares, que ha iniciado acciones judiciales y en la propia compañía –al reclamar una junta de accionistas extraordinaria para instar al cese de Urquijo y todo el consejo de administración– que impidan que la reestrcuturación les perjudique.

Por primera vez, Abengoa replica a las acusaciones de opacidad y falta de información de estos accionistas, unos 1.200 según Abengoashares. La compañía se refiere a "noticias que reflejan declaraciones de algunos accionistas minoritarios de Abengoa S.A., que no responden a la realidad y que resultan, en todo caso, gravemente perjudiciales para los intereses de la empresa y sus diferentes grupos de interés", señala desde Abengoa.

"La compañía ha mantenido siempre relaciones transparentes y abiertas con sus accionistas e inversores, reuniéndose cuando ha sido requerido y respondiendo a las cuestiones pertinentes planteadas, con los límites que impone la confidencialidad legal o estatutaria sobre ciertos asuntos", se defienden desde la multinacional, que asegura que ése ha sido también el caso con respecto al citado grupo de accionistas, "con quienes se han mantenido reuniones y se han respondido por escrito a sus cuestiones con las mencionadas salvedades".

Según Abengoa, el porcentaje que representan con respecto al capital esos accionistas "no se atiene a las informaciones publicadas", según rebate. Y lo argumenta: "Pendiente de que se acredite debidamente por los reclamantes, no consta un número que alcance los 100 accionistas y un porcentaje del capital social muy inferior al que están atribuyéndose".

Además, desde Abengoa se asegura que la compañía les ha atendido con transparencia "y cumplirá, como no puede ser de otro modo, todos sus requerimientos accionariales en el marco de las normas y de los propios estatutos sociales".

La dirección de la multinacional sostiene que las actuaciones adoptadas por este grupo de accionistas plantean parar el acuerdo de refinanciación, que aseguran están en un "proceso a punto de concluir con éxito". Y advierte de las consecuencias que esas acciones: "Puede poner en riesgo la única opción posible y viable para la continuidad de la actividad y el mantenimiento del empleo, y que, por esta misma razón, cuenta no sólo con el apoyo de las administraciones central y autonómica, sino también con el de las instituciones y entidades financieras, así como con el apoyo expreso de los sindicatos".

Abengoa reitera que todo lo actuado en el último lustro, en el que se ha acometidos varias reestructuraciones y, en especial, lo referido a sus elementos financieros y societarios, ha contado, como es preceptivo, con las aprobaciones correspondientes de las distintas juntas generales de accionistas celebradas y, en particular, la del 28 de marzo 2019.

Por eso, la dirección que preside Gonzalo Urquijo recalca un mensaje que lleva meses repitiendo: que la firma del acuerdo de refinanciación es fundamental para resolver la delicada situación que atraviesan sus negocios como consecuencia de la ausencia de liquidez y avales que están afectando de manera severa a los mismos, haciendo muy difícil su viabilidad.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios