Fundación Cajasol | Balance 2018

Un 'late show' pone rostro y alma a la labor de la Fundación Cajasol

  • Una diseñadora de moda, un galerista, una formadora del Instituto de Estudios de Cajasol y el fundador del Club Deportivo Sordos de Huelva cuentan en primera persona el impacto de su labor

  • La entidad ha aumentado el número de actividades con la apertura de nuevas salas y espacios en 2018: más de 1.150.000 beneficiarios y usuarios, un 15% más que el año anterior

El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, entrevistado por Julio Muñoz. El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, entrevistado por Julio Muñoz.

El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, entrevistado por Julio Muñoz. / M. G.

Cumplir expectativas y seguir creciendo. Sin alejarse ni un milímetro de sus objetivos, la Fundación Cajasol ha querido este año poner rostro y alma a uno de los actos más esperados del año: el momento en que se hace examen a la labor realizada a lo largo del año y se fija el horizonte para el próximo ejercicio.

Con el acto celebrado este miércoles en Sevilla, la entidad no sólo hace un ejercicio de transparencia, sino también un compromiso de autoexigencia. “Echar la vista atrás nos permite revisar nuestro trabajo, básicamente para mejorarlo, que es siempre nuestro afán diario”, avanzaba el presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, en un acto que contó con la presencia de representantes de las organizaciones y entidades con las que a lo largo del año trabaja la Fundación en sus distintas sedes andaluzas: Sevilla, Cádiz, Córdoba y Huelva.

Julio Muñoz (@elrancio) fue el encargado de conducir el acto, que ha contado con un formato propio de un show televisivo. Desde la apertura de puertas del teatro y hasta el comienzo del acto, la entrada y espera de los asistentes ha sido amenizada por la actuación en directo de una banda.

Los protagonistas

Siguiendo la línea de un 'late show', se entrevistó a cuatro personas, beneficiarias o colaboradores en las distintas áreas en las que focaliza su misión la Fundación Cajasol:

En primer lugar, Ángeles Gálvez, diseñadora de moda. Participante en los programas de emprendimientos puestos en marcha por la Entidad Cien Caminos al Éxito y Emprende lunares. Ángeles quiso agradecer el respaldo de la Fundación Cajasol destacando que, a pesar de lo bonito y gratificante que es ser emprendedor y poner en marcha tu propio proyecto, sin el respaldo de la Fundación hubiese sido imposible.

En segundo lugar, Marta Morales, formadora del Instituto de Estudios Cajasol y exalumna del mismo. Marta destacó la importancia de la Escuela de Negocios “no solamente por la cantidad de personas que salen de los programas formativos y que comienza a trabajar gracias a ello. Es que, además, tiene más de 400 empresas colaboradoras con las que tienen acuerdos para que todos los alumnos del Instituto realicen prácticas. Por lo tanto, no es solo la cantidad de gente que se implica en el tejido empresarial, sino todas las empresas que se benefician de ello”.

En tercer lugar, May Benabat, fundador del Club Deportivo Sordos de Huelva. Agradeció a la Fundación el acompañamiento desde sus inicios: “Nuestro triunfo es poder visibilizar nuestra discapacidad y poder conectar a través del deporte con otras personas con las mismas dificultades y, a su vez, demostrar que tenemos otras capacidades”.

Por último, participó Juan Carlos Sánchez de Lamadrid, galerista, gestor artístico y fotógrafo, que colabora desde hace años con la Fundación Cajasol en la gestión de sus exposiciones artísticas y en el desarrollo de visitas culturales y talleres didácticos: "Lo que más me gusta de esta casa es que es muy abierta”.

"Tenemos que seguir creciendo"

Para finalizar el acto, Julio Muñoz entrevistó al presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, que ha explicado la importancia de seguir trabajando y seguir autoexigiéndose para continuar ampliando las actividades, así como el número de beneficiarios.

Además, ha puesto de manifiesto que el compromiso social es el motor fundamental de la Entidad. “Todos debemos tener un compromiso social, porque cuando uno trabaja no sólo mirando el beneficio propio, sino también el colectivo, contribuye a hacer más feliz a los demás y, por lo tanto, a ser más feliz individualmente”.

En definitiva, se ha hecho balance de todas las iniciativas culturales puestas en marchas durante 2018, que han aumentado considerablemente con respecto al año anterior, tanto por la variedad de las propuestas, sino también gracias a la apertura de nuevos espacios. Se ha puesto de manifiesto la importancia del emprendimiento y la formación, dos áreas sobre las que se sostiene la Fundación y en las que se sigue trabajando de forma constante.

Y, por último, el presidente ha agradecido a todos los usuarios y beneficiarios de la Fundación, que este año han aumentado en torno a un 15%, por su fidelidad y compromiso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios