Economía

Pesadilla financiera en Asia a pesar de la movilización internacional

  • Destaca la caída del índice Nikkei de la Bolsa de Tokio, que terminó la sesión con una bajada del 9,38%, su peor caída desde el "lunes negro" de 1987

Los mercados asiáticos vivieron una nueva  pesadilla este miércoles completamente indiferentes a las medidas anunciadas  por autoridades monetarias y gobiernos para intentar recuperar el control de la  situación financiera mundial.

Las Bolsas de Asia-Pacífico se contagiaron de la estampida neoyorquina de  Wall Street, que el martes cerró a su nivel más bajo en cinco años tras un  desplome del 5,11% del índice Dow Jones y de un 5,80% el Nasdaq.

En Tokio, el índice Nikkei terminó la sesión del miércoles en baja de  9,38%, en su peor caída desde el "lunes negro" de 1987, recuperándose  ligeramente después de haber llegado a perder hasta 9,81% durante la tarde.

Los inversores japoneses fueron víctimas del pánico por la crisis  financiera mundial y por la caída del dólar frente al yen, que penaliza a los  exportadores japoneses.

El dólar cayó el miércoles brevemente por debajo de los 100 yenes por  primera vez en siete meses, a causa de la crisis económica en Estados Unidos  que convierte a la divisa japonesa en un valor refugio.

También la Bolsa de Seúl terminó la sesión con una muy fuerte caída del  5,81%, mientras Taiwán perdía 5,76%, Sídney 5,0% y Nueva Zelanda 1,86%.

El derrumbe alcanzaba proporciones similares en la otras plazas de la  región que aún no habían cerrado. Hong Kong llegó a perder un  4,12%, Shanghai un 2,25%, Singapur un 2,91% y Manila un 3,44%.

La Reserva Federal norteamericana (Fed) anunció el martes la compra de  billetes de tesorería, instrumentos financieros que permiten encarar a las  empresas sus necesidades imprevistas de liquidez, y espera impedir el contagio  de la crisis crediticia a la economía real. Pero el anuncio no tuvo ningún efecto en la moral de los mercados.

"Este tipo de medidas no funcionan. Es como insuflar sangre en un corazón  cuando las arterias gotean por todas partes", criticó Hiroichi Nishi, agente de  Nikko Cordial, y vaticinó que pocas empresas querrán vender billetes de  tesorería a la Fed. Comentarios sombríos del presidente de la Fed, Ben Bernanke, contribuyeron  a deprimir a los inversores.

"Las perspectivas de crecimiento económico se han degradado" y "los  peligros que acechan al crecimiento son mayores", declaró Bernanke en un  discurso pronunciado ante la Association for Business Economics.

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) adoptaron el martes su  primera medida común concreta, después de la cacofonía de los últimos días, al  ponerse de acuerdo para garantizar los depósitos bancarios de los particulares  hasta 50.000 euros, en lugar de 20.000 hasta ahora, en caso de quiebra del  banco.

Para intentar restablecer la confianza, los 27 países de la UE prometieron  respaldar a sus grupos financieros en caso de dificultades.  París reiteró su compromiso de impedir quiebras de bancos: "Hemos decidido  garantizar completamente la continuidad del sistema bancario francés", declaró  el primer ministro François Fillon. El Gobierno español anunció la creación de un fondo 30.000 millones de  euros para apoyar al sistema financiero.

El Banco de Japón intervino este miércoles en el mercado bancario por 16º  día consecutivo, con una inyección de 1,5 billones de yenes (11.000 millones de  euros).

Fuera de la UE, Islandia anunció la nacionalización del segundo banco del  país, Landbanski, después de hacerlo con Glitnir, y el presidente ruso Dmitri  Medvedev prometió hasta 950.000 millones de rublos (unos 26.700 millones de  euros) de créditos a los bancos para que consoliden sus fondos propios.

En Estados Unidos, la crisis financiera se coló la noche del martes en el  corazón del segundo debate televisado desde Nashville (Tennessee, sur), entre  los candidatos a la Casa Blanca, el demócrata Barack Obama y el republicano  John McCain. Ambos dieron a entender que podrían designar como secretario del  Tesoro al multimillonario Warren Buffett, que estas últimas semanas acudió en  ayuda de varios grandes grupos norteamericanos con dificultades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios