Proceso electoral El CNI garantiza la seguridad informática pero avisa de los intentos de condicionar la opinión pública

  • Féliz Sánz Roldán denuncia que "en España no hay presupuesto para ciberseguridad".

  • Asegura que nadie podrá alterar los resultados aunque hay que estar prevenidos contra las "acciones de influencia"

Féliz Sanz, director del CNI. Féliz Sanz, director del CNI.

Féliz Sanz, director del CNI. / EFE

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, ha garantizado este jueves la seguridad informática del proceso electoral, pero ha admitido la posibilidad de que se puedan producir "acciones de influencia" para condicionar a la opinión pública en una determinada dirección.

Sánz Roldán ha hecho esta advertencia en el Congreso, durante una comparecencia ante la Comisión Mixta de Seguridad Nacional en la que también ha denunciado que "en España no hay presupuesto para ciberseguridad", a pesar de los muchos ataques que se producen y que ha cifrado en unos 30.000 en 2018, de los que 102 fueron "graves".

A la pregunta del diputado socialista Antonio Hernando sobre si está garantizado que en los próximos procesos electorales no habrá interferencias o intentos de persuadir "malignamente" a la opinión pública, Sanz Roldán ha diferenciado entre las fake news -noticias falsas- o "acciones de influencia" y la seguridad informática.

Respecto a la protección de las redes informáticas, ha sido tajante al afirmar que las elecciones siempre han sido seguras en España, porque nadie podrá entrar en los sistemas y alterar los resultados.

Sin embargo, ha admitido que las "acciones de influencia" para que las opiniones vayan en un sentido determinado pueden existir y, por tanto, hay que estar prevenidos contra ellas, porque puede haber "muchas" y "no solo a través las redes".

El director del CNI ha subrayado que las fake news han existido siempre, pero "no estarán aquí eternamente" y quedarán "muy reducidas" o "anuladas" a medida que vaya desarrollándose la inteligencia artificial.

Ha lamentado que no se dediquen recursos económicos ni humanos suficientes para combatir ataques a través de las redes y ha criticado que no haya un presupuesto general para ello.

"Cada uno se apaña como puede, yo mismo me apaño como puedo", ha apuntado Sánz Roldán, que ha explicado que una parte de los fondos anuales que recibe el centro se dedican a ciberseguridad, al igual que hacen otros departamentos del Estado.

En su opinión, "sería interesante, para mandar un mensaje de seguridad, que para una actividad concreta haya unos recursos concretos y que después se pudieran pedir explicaciones del uso de esos recursos".

No obstante, ha defendido el sistema de coordinación existente en España y ha asegurado que se cuenta con los instrumentos necesarios para afrontar con "esperanzas de éxito" los posibles ataques a escala mundial que se puedan producir y proteger de ellos tanto a ciudadanos y empresas como a instituciones e infraestructuras críticas.

Aunque ha incidido en que la seguridad no se puede garantizar al cien por ciento, ha insistido en que sí se tiene la capacidad suficiente para que no afecten "demasiado" al país.

En este sentido, ha hecho un llamamiento a las empresas para que denuncien si han sido víctimas de ataques en sus redes informáticas, ya que la "inmensa mayoría" los ocultan al creer que su conocimiento conlleva una pérdida de reputación.

Ha reclamado además una mayor legislación nacional e internacional frente a estas agresiones que ahora en la mayoría de los caso "salen gratis" y ha pedido también que no se confundan los ciberataques con el "empleado desleal".

El 90% de los casos no son ciberataques "puros", sino una deslealtad que "en algún momento" habrá que regular "en el Código Penal o donde proceda", según Roldán, que ha citado como ejemplos el caso Snowden, sobre el espionaje masivo de Estados Unidos, o el de Cambridge Analytica, que afectó a la red social Facebook.

Sí ha calificado de "ciberataque" los que ha recibido en España un partido político -no ha desvelado cuál-, pero ha asegurado que han sido "muy breves" en el tiempo y que "no se han hecho con nada importante".

"Han sido de tanteo", ha concluido el director del CNI, que, a preguntas de los diputados y senadores, les ha dicho también que pueden estar tranquilos, porque sus adversarios políticos no tienen capacidad para interceptar sus teléfonos móviles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios