XXV Festival de Jerez Con jerarquía y experiencia

José Valencia, junto a Juan Requena.

José Valencia, junto a Juan Requena. / Manuel Aranda

La valentía de José Valencia de rendir pleitesía al letrista jerezano Rafael Fernández Suárez ‘Nene’ dice mucho de la personalidad de este artista lebrijano, cuya mochila de experiencia es, posiblemente, una de las más completas del panorama jondo actual. Sólo por eso, puede permitirse el lujo de remover algunos de los cánones del flamenco, un arte con una base arraigada y cuya concepción es a veces complicada. 

Consciente de todo ello, el cantaor se atrevió ayer, en el espectáculo titulado ‘Con jerarquía’, que llevaba por primera vez el cante a los remozados Museos de la Atalaya, a remover el armario letrístico tradicional para honrar el espítitu creativo del autor del histórico ‘Dicen de mí’ de Camarón de la Isla. Lo hizo a través de un completo recital que discurrió por abandolaos, soleá, aires de Levante, cantiñas, tientos-tangos, malagueñas o romances, y acompañado por la guitarra de Juan Requena, que le llevó siempre por el camino correcto.

Gema Moneo, en una de sus intervenciones. Gema Moneo, en una de sus intervenciones.

Gema Moneo, en una de sus intervenciones. / Manuel Aranda

José demostró una vez más su poderío, acometiendo con versatilidad cada uno de los cantes realizados, aunque teniendo en cuenta la dificultad que entraña adaptar cualquier forma tradicional a una nueva letra. No por nada, sino porque, por muy buena que sea la composición, parece que se pierde la esencia. Aún así el lebrijano se llevó el cante a su terreno, y  pese a  algún que otro problema de voz, fue el dueño y señor de la actuación, sobre todo por soleá, en unos originales tientos-tangos y con un remate final por romances de primera categoría. 

Su protagonismo sólo quedó cuestionado con la aparición de Gema Moneo, artista invitada, que brilló por cantiñas dejando claro que ya es un nombre a tener en cuenta.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios