Jerez

Acoje exige medidas compensatorias para los comercios por las obras en el centro

  • Expresa su malestar por la falta de información previa al inicio de los trabajos 

  • Reclama indemnizaciones de 100 euros por negocio y día de retraso en la finalización de las obras

Dos mujeres pasan este martes ante la maquinaria que trabaja en la plaza Esteve. Dos mujeres pasan este martes ante la maquinaria que trabaja en la plaza Esteve.

Dos mujeres pasan este martes ante la maquinaria que trabaja en la plaza Esteve. / VANESA LOBO

Primero fue la asociación de vecinos del centro histórico y ahora es la asociación de comerciantes del centro Acoje la que expresado su opinión sobre las obras de reordenación del eje Corredera-Plaza Esteve-Cerrón en la actual coyuntura, con los perjuicios que ya soportan los negocios por el cierre derivado del estado de alarma y las limitaciones que supondrán las obras una vez que puedan reabrir.

Ante los hechos consumados del inicio de los trabajos, Acoje ha remitido un escrito al delegado de Urbanismo, José Antonio Díaz, en el que solicita que se cree una comisión de seguimiento de las obras, en la que puedan estar en contacto diariamente con técnicos de Urbanismo, Movilidad o Infraestructuras. "Es de extrema importancia para todas las empresas directamente afectadas tener información continuada de los cambios y evolución que supone el desarrollo de la obra en cada momento", señala en el escrito Nela García, presidenta de Acoje.

Además la asociación no oculta su malestar por la falta de información previa al inicio de las obras que, según aseguran desde Acoje, se había solicitado, lo que siembra dudas sobre el supuesto consenso que repetidamente pone de manifiesto el Ayuntamiento. Los comerciantes afirman que tan sólo fueron informados el pasado jueves 23 de abril de que los trabajos comenzaban el lunes 27 y sostienen que en las últimas semanas no se ha contado con sus aportaciones ni se ha tenido en cuenta su disposición a participar en la coordinación con los técnicos para que el impacto negativo en los afectados sea el menor posible.

Acoje reclama además en su escrito una serie de medidas compensatorias derivadas de las dificultades de acceso a la zona y la imposibilidad de desarrollar una actividad normal tanto en comercio como en hostelería. Todo ello "merma considerablemente el volumen de facturación de estas empresas pero no así sus gastos, por lo que es de vital importancia que se establezcan medidas de compensación económica directas, vía excepción de tasas municipales de IBI, basura, ocupación de la vía pública no sólo por la situación del estado de alarma actual, sino durante el tiempo total que dure la obra y las restricciones que de ella se derivan".

Hay que tener en cuenta que Acoje trabajaba ya en lo que será la futura reapertura, aún sin fecha, de la actividad comercial y las condiciones en las que se desarrollará la misma.

Reclama asimismo al Ayuntamiento el cumplimiento "escrupuloso y fiel" del plazo establecido para la finalización de las obras, que en función de los cuatro meses de ejecución sería el 27 de agosto. Para empezar Acoje niega que se esté trabajando a doble turno o se esté intensificando el ritmo de ejecución, por lo que duda del cumplimiento de los plazos. Por eso va más allá y exige una indemnización directa para cada empresa afectada de 100 euros por cada día de retraso de las obras, "sea por la causa que sea, causas propias o ajenas a la empresa que ejecuta la obra, causas climatológicas o de cualquier otra naturaleza, causas propias o ajenas al Ayuntamiento de Jerez".

La indemnización sería, según entiende Acoje, para las empresas afectadas en toda la zona del corredor Corredera hasta Cerrón y también de las zonas colindantes de calles perpendiculares y paralelas que dependen del acceso por estas vías, tales como Évora, San Pablo, Veracruz, y para cada uno de los puestos del mercado de abastos.

La asociación de comerciantes mantiene que la situación del tejido del pequeño comercio y el autónomo que desarrolla la actividad empresarial en la ciudad es extremadamente delicado por el agravante del parón obligatorio por el estado de alarma debido al Covid-19. "Esta obra estaba contemplada previamente y se había realizado una previsión por ese motivo, que se ha visto ahora rota completamente por el parón económico y la gran incertidumbre que supone la reapertura y cómo y cuándo se podrá ir recuperando los niveles de actividad habitual, por lo que no podemos soportar limitaciones y problemas de accesibilidad para nuestros clientes y el desarrollo normal de la actividad más allá de los cuatro meses previstos para la obra", afirma García.

Recuerda también que la ejecución de esta obra no es una medida de reactivación económica por el Covid-19, sino que estaba prevista y aprobada mucho antes. "Las medidas de reactivación deben venir por acciones complementarias durante y después de las obras, y no sólo en las calles o zonas ahora afectadas por las obras". En este sentido, Acoje considera que es imprescindible coordinar con otras delegaciones la puesta en marcha de gratuidades en los transportes públicos, bajada de precios o bonificaciones en parkings, mejora en frecuencias y líneas de autobuses, campañas de incentivación y promoción del comercio y los servicios del centro de Jerez, agilización en los trámites de licencias de obras y aperturas, "que si bien están anunciadas, en la práctica no se lleva a cabo y frena la inversión que las empresas llevan tiempo queriendo realizar"  o la reestructuración de los puestos ambulantes del entorno del mercado de abastos, entre otras.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios