Jerez

"Ahora que hay unión en el Marco me gustaría que no se perdiera"

  • El biólogo y sucesor de dos grandes dinastías manzanilleras reflexiona sobre la situación actual del sector y la versatilidad del vino sanluqueño, al que acaba de dedicar un libro

- Teniendo por apellidos Hidalgo de Argüeso tenía todas las papeletas para ser bodeguero ¿no?

- Eso lo explico al principio de mi libro 'La manzanilla. El vino de Sanlúcar', que el único mérito y el único derecho que tengo para haberlo escrito es haber nacido en dos familias que, durante generaciones, se han dedicado por separado y con marcas rivales a la producción de manzanilla. Además, he estado durante muchos años vendiendo manzanilla en el mercado británico.

- Cuando presentó su libro comentó que le parecía triste que la manzanilla subiera a costa de otros vinos de Jerez como el fino.

- Dije que la tendencia del mercado es muy mala para todos los vinos del Marco, y que el único que se puede defender un poquito y que gana adeptos es la manzanilla. Lo que ocurre es que muchas veces lo hace a costa del fino, lo cual es muy triste, porque eso es quitarle negocio a un competidor.

- ¿Por qué ocurre eso?

- Aunque estemos en Jerez y no quiero molestar, hay que reconocer que la manzanilla es mucho más fácil de beber y para las comidas es mucho más versátil la manzanilla que ningún otro. Está más cerca de los blancos secos.

- En lo que sí están todos de acuerdo es que el jerez se vende demasiado barato. ¿Qué es lo que falla aquí entonces?

- Porque hemos hecho muy poca labor de marketing. Hemos tenido una vida muy cómoda y no hemos educado a los consumidores. Hemos esperado que nos vengan a comprar y no hemos ido nosotros a vender.

- ¿Es entonces optimista o pesimista respecto al futuro?

- La manzanilla tiene un consumo cautivo asociado a las grandes celebraciones, pero este sector no lo estamos promocionando. Con un buen marketing se conseguirían mercados exteriores y subir los precios.

- ¿Por qué no se hace entonces?

- Porque somos muy malos en marketing y muy flojos. Aquí se vive muy bien.

- Pero ya el Consejo Regulador ha intentado alguna que otra campaña.

- Hacemos campañas continuamente, pero son muy modestitas, con presupuestos muy reducidos, y eso no es suficiente. Lo que sí me gustaría es que ahora que hay una unión del gremio bodeguero del jerez no la perdamos y entre todos saquemos esta ruina.

- Bodeguero, pero estudió Biología e Ingeniero Técnico Agrícola. ¿Tenía desde el principio claro que se iba a dedicar a la bodega?

- Por razones familiares no tuve muchas opciones, pero cualquiera que pueda debe educarse independientemente de lo que vaya a hacer luego. Hacer un estudio de grado universitario de lo que sea es conveniente, pero yo estudié Biología porque en mi familia es una tradición el estudio y conservación de la naturaleza: Somos ornitólogos. Mi padre es abogado y juez, pero además dedicó mucho tiempo al estudio de las aves , era su afición y llegó a ser cofundador con personas como Mauricio González Gordon de la Sociedad Española de Ornitología aquí en Jerez, en 1953. El estudio de las aves también ha sido mi afición, y lo de Ingeniero Técnico Agrícola fue porque, al haber hecho una carrera superior, para mi era muy fácil obtener el título de una carrera inferior y con tantas connotaciones parecidas. Una vez que acabé Biología, como tuve que hacer la mili aproveché para estudiar perito agrícola y me convalidaron la mitad de las asignaturas.

- La manzanilla además está muy vinculada con Doñana por su proximidad...

- He sido consejero en Doñana durante nueve años y todavía tengo allí muchas conexiones y manejo proyectos de conservación. Este último fin de semana sin ir más lejos he estado allí.

- Y como biólogo, ¿cómo ve el presente y el futuro del Parque Natural?

- Estaba mejor cuando estaba en manos privadas. El nivel de conservación era mejor que ahora y eso lo demuestro de cualquier manera: En Doñana se cazaba, se pescaba, se obtenía carbón, horquillas para la viña, se cogían espárragos, cangrejos, los huevos de las aves, se perseguía a las que entonces se tenía por especies dañinas: las águilas, los linces... y estaba mantenido por propietarios privados con coste cero para el erario público. Luego lo declaran parque natural, hacen todo esto que hay ahora y ya no hay linces, las águilas imperiales han estado en Doñana en el nivel más bajo que nunca, cuando antiguamente se pagaba a los guardas para que las eliminaran porque eran considerados animales dañinos y ahora que tienen todos los parabienes y que tienen 10.000 personas a su alrededor para que no les pase nada ni hay águilas imperiales ni linces. La marisma está seca, están haciendo una autovía alrededor del Rocío...

- ¿Cree que el paso de los rocieros perjudica a Doñana?

- ¡En absoluto! ¡ ¡Jamás! ¡Si es sólo un paso! Yo he pasado mil veces por debajo del nido de un águila imperial y el primer día se levanta pero el segundo día te mira pasar.

- Así que también es rociero.

- He ido al Rocío durante treinta años intensamente con la Hermandad de Sanlúcar, desde que salía la hermandad hasta que volvía, a caballo.

- Y también participa en carreras

- He participado en carreras de caballo de todas partes porque soy jinete de carreras aficionado: En las de Sanlúcar, y hasta he participado en las que se hacían en la plaza del Arenal porque Pacheco me lo pidió, pero me caí y me dañé la cuarta y quinta vértebra. Yo por ejemplo atiendo a muchos clientes en las carreras de caballos de Sanlúcar, porque me viene muy a la mano y es una ocasión social muy importante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios