Economía municipal

El Ayuntamiento aumenta su deuda con los proveedores

  • Cierra el primer semestre con más de 57 millones de euros en facturas pendientes de pago

  • Son unos nueve millones más respecto al mismo periodo del año anterior

La delegada de Economía, Laura Álvarez, y su predecesor, Santiago Galván, junto a la alcaldesa en un pleno. La delegada de Economía, Laura Álvarez, y su predecesor, Santiago Galván, junto a la alcaldesa en un pleno.

La delegada de Economía, Laura Álvarez, y su predecesor, Santiago Galván, junto a la alcaldesa en un pleno. / Vanesa Lobo

A finales del primer semestre del año, el Ayuntamiento jerezano tenía una deuda de 57,1 millones de euros con sus proveedores, unos 9,3 millones más respecto al mismo periodo del año anterior. De este importe, unos tres millones de euros aproximadamente, están en el debe de las empresas municipales.

Estos datos vienen reflejados en el informe de la Tesorería Municipal que mensualmente se remite al Ministerio de Hacienda sobre la evolución de esta magnitud y que desde principios de año el Ayuntamiento está haciendo públicos a través del portal de transparencia.

Ya la pasada semana, la asociación de autónomos ATA alertaba de que el Consistorio jerezano continúa siendo una de las entidades locales que más tardan en pagar sus facturas —supera el año de media, aunque el ejecutivo señala que hay pagos pendientes antiguos que están penalizando el periodo medio de pago (PMP)— pero también está a la cabeza en España en volumen total de impagos. No en vano, y según datos del Ministerio de Hacienda correspondientes al mes de mayo (aún no ha dado a conocer los de junio), solo superan en importe de facturas impagadas los ayuntamientos de Madrid (145,9 millones), Granada (91 millones) y Jaén (algo más de 68 millones).

La ley obliga a las administraciones públicas a pagar en un máximo de 30 días desde que es reconocida la factura, un plazo que el Ayuntamiento jerezano sigue lejos de cumplir, a pesar de que se comprometió en el plan de ajuste municipal —el documento que establece las medidas de ahorro para mejorar la situación financiera municipal— a ir reduciendo el tiempo medio de liquidación de facturas. Por el momento, sigue lejos de cumplir con los objetivos fijados en él. Teniendo en cuenta que esta magnitud contable tiene un relativo comportamiento cíclico, es previsible que este débito continúe incrementándose en los próximos meses.

Esta subida interanual se debe, por un lado y por lógica, a una disminución de los pagos —en estos seis primeros meses del año se pagaron unos 17,8 millones de euros en facturas, unos 7 millones menos respecto al mismo periodo del año anterior—.

No obstante, este incremento también ha influido en que se ha producido un destacable reconocimiento de facturas que no estaban incluidas en esta contabilidad al no estar presupuestadas —las llamadas ‘facturas en el cajón’—. En el primer trimestre de año, según el último dato publicado por el Ministerio de Hacienda, el volumen de ‘opas’ (nombre técnico que reciben este tipo de obligaciones pendientes de reconocer) era de 49,6 millones de euros, unos 15,4 millones menos respecto al inicio de 2018.

El grueso de la deuda, claro está, corresponde al Ayuntamiento y el resto, a las empresas y organismos municipales dependientes. Entre las sociedades municipales, la que arrastra un mayor adeudo es el Circuito de Jerez (Cirjesa) que el pasado mes de junio debía a sus proveedores algo más de dos millones de euros. Se da la circunstancia de que la mercantil pública que explota el trazado de velocidad sigue siendo la que más tarda en pagar del grupo de empresas municipales —supera en más de nueve meses los límites legales—.

Mientras, Comujesa, la sociedad municipal que explota diversos servicios como la atención domiciliaria a mayores, los autobuses urbanos o el mantenimiento del alumbrado público, tiene un debe con sus proveedores que ronda los 875.000 euros. Por su parte, Emuvijesa, la firma que gestiona el parque público de viviendas, tiene unos 116.000 euros pendientes de pago.

En cuanto a las fundaciones municipales, la práctica totalidad de los pagos pendientes corresponde a Fundarte, el órgano que gestiona el Teatro Villamarta. En junio tenía un pasivo de unos 325.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios