Balance de la Semana Santa en Jerez La hostelería apenas vende el 60% de una Semana Santa normal

  • Los hoteles alcanzan una ocupación del 35% con clientela eminentemente provincial

  • Bares y restaurantes destacan que el tiempo revuelto ayudó a que los jerezanos se quedaran

Ambiente en la calle Algarve este pasado fin de semana.

Ambiente en la calle Algarve este pasado fin de semana. / Miguel Ángel González

La Semana Santa ha supuesto un respiro para la hostelería del centro como de los barrios. Valga recordar que muchos bares del centro apenas están abriendo tan sólo los fines de semana “ya que hacerlo a diario tan sólo supone sumar deudas dadas las exiguas cajas que se están haciendo”, destaca a este medio Francisco Díaz, uno de los representantes de la patronal Horeca en la ciudad.

Díaz destaca que ·desde el Jueves Santo no ha estado mal, pero es cierto que la gente se ha lanzado a la calle, sobre todo la gente joven que han generado cuatro días de mucha animación”. Según Díaz, “en estos cuatro días apenas se ha conseguido el 60% de lo que era normal en una Semana Santa. Ojalá pudiera decir que nos va a servir para aguantar hasta el verano pero lo cierto es que el sector hostelero local tiene una ruina encima muy grande”.

Todos los hosteleros consultados por este medio destacan que “el tiempo nos ha acompañado, haciendo que la mayor parte de los jerezanos apostara por quedarse en la ciudad”. No en vano, la enorme ventolera que hizo hasta el Miércoles Santo y el carácter cambiante de la meteorología minimizaron los desplazamientos fuera de la ciudad, por lo que la hostelería se vio beneficiada. Según Francisco Díaz “lo que ha faltado, tanto en los bares como en los restaurantes y los hoteles ha sido la gente de fuera, los turistas, a los que se ha echado en falta”. Sobre las cajas registradas, Díaz, el hostelero más antiguo del centro de Jerez, asegura que “se tratado más que nada de cervezas y tapas, poco más. La verdad es que en estos momentos la hostelería del centro se ha quedado para los fines de semana”.

De igual opinión es otro de los representantes de Horeca en Jerez, Alfredo Carrasco, quien también destaca la mano que ha echado el tiempo, llenando las terrazas. En su caso, un negocio que no se ubica en el centro, Carrasco considera que “este año hemos venido a hacer de Jueves Santo a Domingo un 80% de la caja de un día normal de emana Santa. Se ha podido trabajar, las cosas como son, han venido cuatro días buenos que, pese al horario reducido, se han podido trabajar bien”.

Alfredo Carrasco destaca que “a los clientes se les ve con ganas de salir después de tantos meses con malas noticias en la TV, y las que siguen saliendo. Nosotros no somos como los centroeuropeos que trabajan once meses y están uno de vacaciones. Nosotros gustamos mucho de esos pequeños periodos de fiesta que tanta falta nos hacen tanto a los hosteleros como a los clientes”. En mente de todos los hosteleros de la ciudad está la Semana Santa del año pasado “cuando estuvimos cerrados”, lo que supuso un revés cuyas consecuencias aún se pagan.

Hoteles al 35%

Por su parte, el presidente de la Asociación de Hoteles de Horeca, Stefan de Clerck, asegura que “la ocupación durante la Semana santa (segundo fin de semana) ha estado en torno al 35% en la ciudad”. Cabe destacar que en la actualidad la ciudad apenas oferta un 20% de las plazas hoteleras de que dispone al estar la mayor parte de los hoteles cerrados, teniendo abiertas sus puertas el Hotel Jerez, NH Avenida, Montecastillo y Hotel La Cueva.

“Las ocupaciones -abunda De Clerck- han estado entre el 20 y el 30% hasta el jueves y a partir de ahí un poco más hasta rozarse el 40%”. En su mayor parte “se ha tratado de clientes provinciales”. Los datos, pese a todo, “han sido muy malos. La buena noticia que estamos esperando todos es que la vacunación se acelere y no sólo que abran las fronteras de la provincia y las de Andalucía para el turismo pueda regresar”. Para colmo de males, señala el presidente de la Asociación de Hoteles de Horeca, “resulta que algunos de nuestros mejores clientes, como pueden ser los franceses o los alemanes, están sufriendo duras medidas como consecuencia de la pandemia”. “Hasta que no se abran las fronteras no habrá nada que hacer, tan sólo espera que el verano sea, al menos, igual que el del año pasado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios